Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 7 de enero de 2016
Tres escenas y una conclusión

Taxi Driver

Nacho Esteban

 

 

Taxi Driver es una obra maestra, una película de culto que fue ignorada equivocadamente por la Academia de Hollywood, al negarle el Oscar a su director, Martin Scorsese (le ganó muchos años más tarde por “Infiltrados”, técnicamente impecable, pero discutible en la narración). Pero, más tarde, el tiempo la ha puesto en su lugar y está en el olimpo de las películas que se te quedan en la retina. Solo basta ver la cabecera con los títulos de crédito y los acordes de la preciosista música de Bernard Herrmann para averiguar que es imposible que no nos llegue, que vamos a contemplar una maravilla, una auténtica obra de arte, y así es.

La película trata de un hombre, Travis (Robert de Niro, en una de sus mejores interpretaciones), que sufre de insomnio,acaba de venir de servir en la guerra de Vietnam, con lo que trabaja como taxista nocturno en la ciudad de Nueva York, y termina siendo el redentor y salvador de toda la porquería, suciedad y corrupción de las calles.

Taxi Driver (EE.UU - 1976) es un película dirigida por Martin Scorsese. Cuenta con un guión firmado por Paul Schrader. En cualquier caso, la película fue muy bien recibida por la crítica especializada; Palma de Oro en Cannes en 1976 y cuatro nominaciones al Oscar (Película, mejor actor: Robert De Niro, mejor Actriz Secundaria: Jodie Foster y música: Bernard Herrmann) en la edición de 1977.

 

 

Tres escenas y una conclusión

 

Primera

Aparte del principio, con esas luces de neón y esa música cautivadora y electrizante y todo el comienzo cuando va a pedir trabajo de taxista, sus compañeros, su insomnio, y cuando se mete al cine a ver películas pornográficas para satisfacer su deseo ya que es una persona sola.


Los dos encuentros que tiene con dos mujeres muy distintas: una de ellas, cuando Travis invita al cine al personaje de Philip Shepard (Betsy, ayudante del congresista) y sale despavorida porque es una película porno la que acaba de ver con la consiguiente respuesta de ella. Y la otra con Iris, el personaje de Jodie Foster (encarna a la joven prostituta), con una conversación muy interesante, para inculcarla que deje la prostitución, aunque no lo consigue.

 

 

Segunda

El clímax de la película, cuando Travis entra en el tugurio de prostitución que regenta Sport (el personaje de Harvey Kaitel): (libera a Iris de la prostitución, produciéndose una sangría, mata a sus secuaces, él sale herido, y casi está a punto de suicidarse, finalmente no lo logra Travis porque entra la policía). Terrible y perturbadora la imagen de Travis señalándose con el dedo manchado de sangre en la frente para dispararse con la policía delante, todo esto con un montaje perfecto y sonando los acordes de la música de Bernard Herrmann, de menos a más, produciéndose uno de los clímax con más energía en toda la historia del cine. Después se funde con la voz en off del padre de Iris, en una carta que remiten los padres de ella a Travis agradeciéndole que salvara la vida de su hija. Es considerado un héroe nacional.

 

 

Tercera

Ya al final de la película, una vez recuperado de su convalecencia, Travis hace un servicio en su taxi, en el que monta Betsy. Ella le dice todo lo de héroe nacional, que si se encuentra bien, etc, insinuándole retomar las relaciones, cuando él lo niega tajantemente de una manera muy sutil. Al ir a pagar, Betsy, al final del trayecto, Travis dice que se lo quede, que no la cobra, que no marca nada el taxímetro y se va como diciendo que no quiere saber nada de ella. Se va el coche fundiéndose en las calles de Nueva York, sonando la partitura de Bernard Herrmann.
 

 

Conclusión

Vemos, el proceso de cambio de una ciudad, nada más ni nada menos que Nueva York, el de una persona, Travis, que no volverá a ser él mismo, porque en cierta forma se ha liberado de sí mismo y ha liberado a alguien más de la suciedad de las calles, sintiéndose mejor persona y dando más sentido a su vida.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress