Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 28 de enero de 2016
Tres escenas y una conclusión

El club de la lucha

Fight Club ("El club de la lucha" en España) es una película de 1999 basada en la novela de Chuck Palahniuk, dirigida por David Fincher y protagonizada por Edward Norton, Brad Pitt y Helena Bonham Carter. La mirada de Raquel Frías analiza tres momentos de la película y propone una conclusión. "Estudiar, ir a la universidad, buscar un trabajo y casarse son las respuestas que da el padre de Tyler a su hijo ¿Y eso? ¿No es lo que se “supone” que se espera de nosotros? Este es el perfecto modelo de vida corriente, puede que fuera esa la chispa que hiciera que Tyler comenzara su propia revolución, quizá fueron las palabras de su padre el germen del club de la lucha, la rebelión ante una vida mediocre", apunta en su texto.

Raquel Frías

 

 

 

Fight Club ("El club de la lucha" en España) es una película de 1999 basada en la novela  de Chuck Palahniuk, dirigida por David Fincher y protagonizada por Edward Norton, Brad Pitt y Helena Bonham Carter. Un joven sin ilusiones, del que no se conoce su nombre en toda la película (Edward Norton), lucha contra su insomnio, consecuencia quizás de su hastío por su gris y rutinaria vida. Solo encuentra cura al insomnio asistiendo a un grupo de apoyo de víctimas de cáncer testicular fingiendo que él también está enfermo. Allí conoce a Marla Singer (Helena Bonham Carter), otra impostora que le volverá a crear insomnio. En un viaje en avión conoce a Tyler Durden, (Brad Pitt), un carismático vendedor de jabón que sostiene una filosofía muy particular. Ambos deciden entonces formar un club secreto de lucha donde descargar sus frustraciones y su ira, que tendrá un éxito arrollador.

 

Tres Escenas y una conclusión

 

Primera

Nuestro héroe se vuelve adicto a los grupos de terapia para gente con cáncer. Rodeándose de personas así es capaz de liberar sus emociones y de conciliar el sueño por las noches, ¿pero qué ocurre cuando otro impostor entra en escena? El narrador (o Jack, como se hace llamar él mismo en el libro) se ve tan reflejado en Marla que le es imposible abrirse y volver a llorar.


La pregunta es la siguiente:  ¿es Jack más digno que Marla por usar el grupo de apoyo con fines “terapéuticos”, o son los dos igual de mentirosos? Aplicando esto a la vida cotidiana, ¿alguna vez has conocido a alguien tan parecido para ti que te ha resultado imposible no cogerle manía?

 

Segunda

La segunda escena de la que quiero hablar está acompañada de un discurso de Jack sobre la vida moderna e IKEA. Pero no es de ese brillante monólogo del que quiero hablar, sino de un pequeño detalle escondido en la nevera de nuestro protagonista. Este electrodoméstico es una metáfora del personaje de Edward Norton.


Al abrir la nevera se puede observar la cantidad de botes de especias de conservas y salsas que hay en la puerta, mientras que por dentro esta vacía. Y esto es Jack, una persona con apariencia sofisticada (poseedor de gran cantidad de alimentos poco necesarios) pero que por dentro no tiene nada. ¿Qué sentido tiene tener condimentos sin nada que condimentar?

 

Tercera

La última escena es una conversación que tienen Jack y Tyler en el baño de su casa mientras el primero se lava una herida y el segundo se da un baño. Tyler habla de la relación con su padre, una relación en la que éste se empeñó en que su hijo fuera a la universidad porque él no había ido, y en unas frases consigue englobar a algo que le ocurre a un gran porcentaje de población: – “Ya he encontrado trabajo, papá, ¿y ahora qué?” – “Yo que sé, cásate", dice Tyler recordando a su padre.


Estudiar, ir a la universidad, buscar un trabajo y casarse son las respuestas que da el padre de Tyler a su hijo ¿Y eso? ¿No es lo que se “supone” que se espera de nosotros? Este es el perfecto modelo de vida corriente, puede que fuera esa la chispa que hiciera que Tyler comenzara su propia revolución, quizá fueron las palabras de su padre el germen del club de la lucha, la rebelión ante una vida mediocre

 

 

Conclusión


Para mí esta es la conclusión más difícil de todas las películas que he comentado hasta ahora. Tanto porque es una de mis favoritas, como porque para llegar a algún tipo de conclusión o moraleja habría que analizar la cinta en conjunto y no solo tres escenas. Pero la magia de esta película no solo está en la historia: está en los actores, en los pequeños detalles, en el juego entre la realidad o ficción, en las curiosidades y secretos que esconde. La mejor conclusión a la que podría llegar hoy es que recomiendo esta película a todo el mundo que lea esto. Porque cada vez que la ves encuentras algo nuevo. Ahí está su magia.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress