Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 15 de marzo de 2016

Ingrid Bergman

Noticia clasificada en: Graciela Mantiñan Mis divas favoritas

CINE

 

 

Graciela Mantiñan

 

 

En 1944 y 1945, ella asistió a la fiesta de los premios Oscar con el mismo vestido. Esa fue su manera de expresar que en tiempos de guerra cualquier frivolidad era inaceptable.


Nacida en Suecia, había estudiado en la Academia de Arte dramático de su país. Ya era una actriz consagrada cuando llegó a Hollywood.


Personificó a Anastasia, la hija de último zar de Rusia y también a Juana de Arco, la mujer que salvó a Francia. Ernest Hemingway la eligió para protagonizar la versión cinematográfica de “Por quién doblan las campanas”. Alfred Hitchcok la transformó en la psiquiatra que analiza a Gregory Peck en “Cuéntame tu vida”.


Cuando su éxito era total, esta señora casada con un dentista sueco, se enamoró de Roberto Rossellini, un cineasta italiano. El repudio de Hollywwod le impuso un largo exilio, durante el que filmó “Strómboli”, una película…volcánica y le dio tres hijos a su nueva pareja.


¿Cómo olvidar los films de su madurez? Fue la madre de Liv Ullman en “Sonata otoñal” e integró el elenco estelar de “Crimen en el Expreso de Oriente”. Personificó a Golda Meir, en una serie televisiva que narraba la historia de esta mujer tan importante en la fundación del Estado de Israel. Ese fue su último rol, murió en Londres en septiembre de 1982.


 A esta auténtica estrella, que filmó 45 buenas películas y recibió tres veces el premio Oscar, sin embargo un film, sólo un film, la transformó en un mito del cine. Porque ella será siempre esa mujer hermosa que se despide de Humprey Bogart en un Aeropuerto de Casablanca, mientras suenan los acordes de “Según pasan los años”. Aunque quizá esta escena haya sido filmada por nuestro nostálgico recuerdo.


El poder de su imagen no sólo fue el producto de un enorme talento, sino también de una excepcional fotogenia.
Los técnicos cinematográficos decían que su rostro era “bullet proof.”, es decir a prueba de balas. Siempre ofrecía el ángulo perfecto a la cámara.


Robert Capa, el fotógrafo que logró las más terribles imágenes de la segunda guerra mundial, fue su enamorado. Él confesó: “podía quedarme mirándola durante horas. Era un cuadro magnífico”. Y seguramente los admiradores de esta actriz dirían:”nosotros también”.


Sí, nuestra protagonista es Ingrid Bergman, una leyenda del cine.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress