Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 28 de marzo de 2016

Péplum, cine de género en Semana Santa

Noticia clasificada en: Nacho Esteban

Nacho Esteban

 

 

El Péplum es un género cinematográfico de corte histórico ambientado en el mundo greco-latino. El término tiene su origen en la palabra griega “Peplom”, nombre de la túnica griega que vestían las mujeres, y fue acuñado por primera vez  en los años 60 por un crítico francés del famoso “Cahier du Cinema”. Con dicho término se definía a un tipo de producciones muy concretas, aunque actualmente “Péplum” se utiliza con un sentido más amplio.


En Estados Unidos no se suele emplear el término “Péplum” salvo en círculos cinematográficos muy selectos y, del mismo modo que en España hablamos de “películas de romanos”, ellos hablan de películas de “Espada y Sandalia”, de películas de “Arena y Sandalia” e incluso de “Bíblicas” si el trasfondo de la cinta es religioso, como ocurre en “La túnica sagrada”.


Siendo puristas se suele citar “Hércules”, de Pietro Frascici, como la primera película del Péplum. En su origen el Péplum tenía una serie de características, como ser películas de bajo presupuesto, producciones italianas, atletas musculosos y papeles femeninos meramente decorativos. Carecían de rigor histórico y ambientación, tramas demasiado simples y decorados de cartón piedra. La última película de este Péplum canónico sería la mítica, “Combate de gigantes”, dirigida por Giorgio Capitani, en 1964. Entre “Hércules” y esta última pasaron cinco años de un montón de películas donde llegaron a ponerse de moda hasta que se extinguieron.


El género que acabó con este Péplum de bajo presupuesto fue el “Spaguetti-Western”, de Sergio Leone. Antes del Péplum, en Italia existió un género llamado “Colosal”, verdadero precursor del Péplum, que eran películas en blanco y negro, históricas, muchas mudas y de larguísima duración, entre las que se pueden destacar, “Quo Wadis”, dirigida por Guasón en 1913.


Y llegamos al verdadero, auténtico, rebosante de calidad, colorido y premios: “el Péplum norteamericano”. Son películas de un importante presupuesto, con un gran estudio detrás, realizadas sobre todo en los años 50 y 60 (justo antes del final de la etapa dorada de Hollywood), con grandes realizadores, guionistas, estrellas y técnicos. Su temática giraba en torno a historias de romanos, gladiadores, con contenido religioso y otras que sólo trataban la vida de Jesús de Nazaret o el Antiguo Testamento.


Ejemplos de todas ellas son títulos tan conocidos como “Ben-Hur”, “Espartaco”, “Cleopatra”, “La biblia”, “Los 10 mandamientos”, “La última tentación de Cristo”, “Rey de Reyes”, “Jesús de Nazaret”, etc.


En esta dirección puedes ver un amplio listado de películas de este género cinematográfico.

 

 

Mi valoración personal

 

Destaco de los diferentes péplums tres películas por orden de preferencia:


Medalla de Oro para “Espartaco”, (USA - de Stanley Kubrick, 1960). Una verdadera maravilla, una auténtica obra maestra, donde mezcla hábilmente la parte intimista con las escenas épicas. Una interpretación de lujo de todo el elenco, los protagonistas  (Kirk Douglas y Jean Simmons, interpretando a Espartaco y Varinia) y el resto (Laurence Olivier, Peter Ustinov, Tony Curtis y Charles Laughton). Música maravillosa de Alex North junto con el “Tema de Amor”. Prodigioso guión de Dalton Trumbo basado en la novela de Howard Fast. Imprescindible. 4 oscars (fotografía, dirección artística, vestuario y actor de reparto - Peter Ustinov).


Medalla de Plata  para “Ben-Hur”, (USA - de William Wyler, 1959). Excelente película que tiene el récord de los 11 Óscar. Muy parecida a “Espartaco”, en el sentido de que también mezcla de manera brillante las escenas de lirismo con las épicas (galeras, carreras de cuádrigas, etc). Gran reparto formado por, Charlton Heston, Stephen Boyd, Haya Harareet y Jack Hawkins. Estupenda fotografía, dirección artística, montaje y sonido. Gana con el paso del tiempo. 11 Óscar, entre ellos, Mejor película, director - William Wyler y mejor actor - Charlton Heston.


Medalla de Bronce para “Cleopatra”, (USA - de Joseph L. Mankiewicz, 1963). Con Richard Burton, Elizabeth Taylor y  Rex Harrison. Una de las películas más caras de la historia que a duras penas consiguió beneficios partiendo de un presupuesto que rondaba los 44 millones de dólares, recaudando finalmente cerca de 58 millones de dólares. Extraordinaria fotografía, dirección artística, ambientación y efectos especiales que le reportaron sus 4 Óscar. Y qué decir de la pareja protagonista, (matrimonio en la vida real, Burton y Taylor, echaban chispas, tanto dentro como fuera de la pantalla). Se la valora artísticamente cada vez más. Excelente.


Y de las estrictamente religiosas destaco otras tres películas:


Medalla de Oro para “Ordet (La palabra)”, (Dinamarca - de Carl Theodor Dreyer, 1954). Obra capital del cine de autor con mayúsculas. Es un ejercicio muy meticuloso y meditado de la familia, la religión, el bien y el mal, que no deja indiferente a nadie. No trata de la vida de Jesús, pero es profundamente religiosa, con lo que merece ocupar un puesto de honor en esta clasificación. Una vez vista, te entran ganas de verla otra vez. Es de esas películas que ganan con un segundo, tercer visionado, ya que sacas conclusiones nuevas. Maravilloso blanco y negro. Obra maestra absoluta, que muchos descubrimos en el pase televisivo de “Qué grande es el cine”, de la 2 de TVE, dirigido y presentado por José Luis Garci.


Medalla de Plata para “La última tentación de Cristo”, (USA - de Martin Scorsese, 1988). Quizás, la mejor película que refleja la vida de Cristo, tanto en su parte humana como en la divina, sobresaliendo en la primera. Tuvo bastantes problemas de censura y polémica, pero vista con perspectiva a día de hoy, su valor es innegable. Scorsese en estado puro. Rodada con  sutileza y con un gran despliegue de medios. Estupenda interpretación de William Dafoe encarnando a Jesucristo. Otra película que gana con el paso del tiempo. Scorsese se llevó su recompensa con una nueva nominación al Óscar como mejor director. Excelente.


Medalla de Bronce para “El evangelio según San Mateo”, (Italia - de Pier Paolo Pasolini, 1964). No podía faltar el maestro Pasolini. Es de las películas más rigurosas y estrictas que sigue al pie de la letra la doctrina de Cristo y su teología. Otro ejercicio cinematográfico sin precedentes, donde prima la sencillez y la sobriedad frente a las grandes superproducciones de Hollywood más vistosas en el aspecto externo pero más superficiales en cuanto a enjundia dramática se refiere. De visionado obligatorio en todos los colegios católicos, primero por ser cine con mayúsculas y segundo, por su fidelidad a la religión católica. Otro maravilloso blanco y negro. Otra obra maestra.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress