Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 9 de mayo de 2016
Refugiados, mi voz desde esta orilla

Raquel Blanco: "Los ciudadanos podemos presionar a nuestros gobiernos, para llamarles la atención y hacerles ver lo mal que lo están haciendo"

Noticia clasificada en: Raquel Blanco

Raquel Blanco (Taller de Cultura General Básica)

 

 

 

–– ¿Estás de acuerdo con la manera de actuar de tus gobernantes en la situación que viven los refugiados sirios? Si no es así, ¿qué les pedirías? ¿qué deberían cambiar o mantener?

 

No estoy de acuerdo en absoluto. Están mostrando una gran humanidad y desprecio a la desgracia que están sufriendo. Les pido que no se olviden de las dos guerras mundiales que hemos vivido y las dramáticas consecuencias que tuvieron. Que no se repita la historia por egoísmo y desamparo. Deben cambiar su actitud inhumana e insolidaria. Debemos ayudarles.

 

 

–– ¿Qué podemos hacer los ciudadanos para cambiar lo que está pasando, para influir en ello? ¿o no podemos hacer nada, solo mirar?

 

Los ciudadanos podemos presionar a nuestros gobiernos con opiniones, manifestaciones y con posibles acciones valientes, pero bien organizadas, para llamarles la atención y hacerles ver lo mal que lo están haciendo. Europa me avergüenza y en especial España.

 

 

–– Algunas –o muchas– personas piensan que los refugiados son una amenaza (quitan trabajo, provocan inseguridad en la calle, tienen una cultura o una religión diferente...). ¿Qué te parece a ti?

 

Entiendo que en la situación que estamos en España haya personas que opinen así, porque a veces las instituciones públicas dan ayudas a ciertos grupos de personas y se olvidan por completo de las nuevas situaciones de gente pobre, familias enteras en paro, que no reciben lo mismo. Entiendo, pero no comparto. No son una amenaza, lo importante son las personas, lo demás sobra.

 

 

–– Nos gustaría que hicieras un comentario a esta afirmación: “A medida que pasan los días y las imágenes se repiten y los acontecimientos dejan de ser una novedad, parece que nos “acostumbramos” a lo que pasa y nos volvemos más insensibles y pasivos ante esta y otras situaciones”.

 

Depende de la sensibilidad de las personas. Para mí no es así, más bien todo lo contrario. Cada día que pasa es más duro ver esas imágenes, así como más cruel la actitud pasiva e indiferente de Europa en general. Claro, que en nuestro país, a los que gobiernan les da igual los problemas de los seres humanos de España como para que preocuparse de los de fuera.

 

 

–– Estas personas dejan atrás su pueblo, su casa y parten huyendo de una situación difícil en busca de un futuro. No es un viaje de placer. Tal vez tú viviste esta experiencia y tomaste un día la decisión de abandonar tu pueblo en busca de un futuro mejor en otro país o en la ciudad. ¿Puedes comentarnos algo? ¿te sientes identificado con su situación?

 

No es mi caso, pero sí el de mis padres, tíos y demás familia que tuvieron que irse a otro país a trabajar, aunque de diferente manera, pues iban con contrato de trabajo desde España. Está claro que es una situación complicada, porque lo haríamos los demás países si nos pasara lo mismo. Mejor dicho, mi familia y yo hubiésemos hecho lo mismo: salir y buscar un futuro mejor en otro sitio es una acción de supervivencia. Está claro

 

 

–– Hay un problema de acogida o, dicho con una palabra más nuestra, de hospitalidad. Los europeos les negamos un techo, una taza de caldo o un pupitre para sus hijos por razones políticas, económicas, electorales... ¿Estarías dis- puesta a participar en una iniciativa que dijera, por ejemplo: “Ven a mi casa: donde comen dos comen tres”? Si quieres decir algo más que sí o no, encantados.

 

El problema principal es de hospitalidad, pero también de acogida. En cuanto a la frase, en este momento no lo sé, tal vez cuando la situación fuese real e inmediata lo haría. Decir sí por quedar bien no es mi forma de actuar, hay pros y contras.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress