Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 10 de junio de 2016
Mis divas favoritas

Sofía Loren

Noticia clasificada en: Graciela Mantiñan Mis divas favoritas

CINE

 

 

Graciela Mantiñán

 

 

 

Su historia nos dice  que ella sabe cambiar la historia. Hija de madre soltera, se crió con hambre y pobreza en la Italia de la posguerra. Hoy su nombre se ha convertido en una marca internacional que vende desde perfumes hasta armazones de anteojos.


Comenzó siendo Aida y Cleopatra en las aburridas películas épicas de los años 50. Pero también brilló en grandes superproducciones como Orgullo y pasión y El Cid Campeador  donde personificó a Doña Jimena, la esposa del héroe español que era… Charleston Heston. En La Orquídea negra, protagonizó a esa viuda que fabricaba flores artificiales para criar a su hijo. Y dirigida por Charles Chaplin, se convirtió en la condesa de Hong Kong, una rusa emigrada que para llegar a Norteamérica, viaja como polizonte en un barco.


Creó heroínas muy distintas, que pertenecían a diferentes países y épocas. Pero entró en la historia de Séptimo Arte por sus inolvidables mujeres italianas.


Fue la esposa de Marcelo Mastroiani en Matrimonio a la italiana, un film memorable que dirigió Vittorio de Sica, el creador del neorrealismo. Fue la madre que es violada junto a su hija por brutales soldados durante la segunda guerra Mundial. El film se llamó Dos mujeres y le deparó un Oscar a la mejor actriz.


Fue la protagonista de Una jornada particular, esa mujer triste y pobre, admiradora de Mussolini, que un día se queda sola en la casa. Sus hijos y su marido han ido a ver el desfile con que el Duce rinde tributo a Hitler. Por casualidad, conoce a su vecino que es un perseguido del régimen fascista. Derrotados por la vida y la política, estos dos seres entablan, sin embargo, una relación mágica demostrando que el amor puede cambiar, aunque sólo sea por un instante, la vida de la gente.


Nada le fue fácil a esta napolitana apasionada. Se casó vía México porque en su país todavía no existía el divorcio y el escándalo fue monumental. Necesitó largos y dolorosos tratamientos para tener a sus dos hijos. Ganó millones, pero pasó treinta días en la cárcel por no pagar impuestos.


Leonardo Da Vinci tenía una divisa: ”Obstinato rigore”. Es justo reconocer que ella, como su ilustre compatriota, también tuvo siempre “Obstinato rigore” para vivir y hacer cine. Ella, nuestra protagonista de hoy, la italianísima… Sofía Loren

 

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress