Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 21 de septiembre de 2016
Mis divas favoritas

Marilyn Monroe

Noticia clasificada en: Graciela Mantiñan Mis divas favoritas

Graciela Mantiñan

 

 

[Concluimos con este texto estas aportaciones de Graciela, que esperamos no sean las últimas que nos envíe desde La otra orilla. Graciela nos pide que publiquemos este texto como colofón, lo que hacemos gustosos:

Gracias.
A la gente que hace Palabras Menores y a todos sus lectores.
Fue una alegría compartir la evocación de algunos mitos femeninos del séptimo arte, que hoy concluye con Marilyn Monroe.
Sobre todo me hizo feliz participar en un periódico solidario con su comunidad , que le da un lugar al séptimo arte.
Woody Allen dijo alguna vez que el cine consagra ese otro derecho humano, que es el derecho a soñar.
De nuevo, gracias

Graciela Mantiñan ]

 

 

Marilyn Monroe

Se llamaba Norman Jean Baker y nació en 1926. Jamás conoció a su padre y su madre ingresó en un psiquiátrico cuando ella tenía cuatro años. Deambuló por hogares adoptivos y a los 16 años se casó con un policía. Al concluir la segunda guerra ya estaba divorciada y hacía de modelo para fotógrafos, a veces con poses muy sugerentes y despojada de ropa.


En 1950, los films Jungla de asfalto y Eva al desnudo le permitieron mostrar su ductilidad. En el primero fue la amante de un gánster al que termina traicionando y en el segundo una superficial aspirante a actriz, casi un estereotipo de ella misma. En Niebla del alma personificó a una niñera perturbada, muy cruel con la niña que cuida. Algún comentarista cinematográfico observó que su propia historia explicaba su brillante desempeño.


¿Cuándo comenzó a ser una estrella y un mito sexual? Quizá fue decisivo su papel de mujer fatal en Niágara, una película de suspense donde en una escena memorable, ella se contornea enfundada en un ajustado vestido rojo. Crecía su éxito de taquilla pero también su fama de actriz difícil, flagelada por las dudas escénicas. Ella dependía absolutamente de su preparadora de arte dramático. Siempre brilló en el papel de corista, porque en realidad cantaba y bailaba bien. Así lo demostró en comedias musicales frívolas, pero de alto presupuesto y éxito absoluto.


En 1954 se casa con el famoso beisbolista Joe di Maggio. Fue un matrimonio breve pero el amor del deportista la acompañó hasta su trágico final. Ya había ganado el preciado Golden Globe, ya había tenido directores célebres como Otto Preminger y Billy Wilder, cuando nuestra protagonista intenta una vez más cambiar su destino.


En 1956 ingresa al Actor´s Studio, un famoso centro de formación escénica y se casa con Arthur Miller, un intelectual de fuste. Su boda fue cruelmente definida como la asociación de “la cintura de avispa y el cerebrito”. Quedó embarazada, perdió el hijo que esperaba y rápidamente también su matrimonio se disolvió. Con faldas y a lo loco fue la película que le devolvió el éxito. Su personaje, Sugar Kane, una mujer sexy, ingeniosa, inocente y vulnerable, dice algo que seguramente nuestra actriz sentía como propio: “Siempre me toca bailar con el más feo”. Aunque no eran feos ni Ives Montand ni Lawrence Olivier, con quienes filmó películas olvidables y también vivió romances efímeros.


Podríamos evocar sus respuestas incisivas, su adicción a los psicofármacos, sus inseguridades escénicas, sus idilios con hombres importantes de la política norteamericana, su oscura muerte a los 36 años quizá ocasionada por una sobredosis de barbitúricos.


Pero la historia del cine recordará siempre sus personajes. La rubia platinada que enfundada en un vestido lujoso y adornada con espléndidas joyas, canta “Los diamantes son los mejores amigos de las chicas” en Los caballeros las prefieren rubias. La sensual mujer de amplio vestido blanco cuya falda vuela por imperio de una rejilla de ventilación callejera en La tentación viene de arriba. La increíble Roslyn que es capaz de ponerse en lugar del otro, a la que todo conmueve y emociona, esa mujer de ojos tristes e ilusión intacta en Vidas rebeldes.


Una verdadera leyenda del séptimo arte, nuestra protagonista de hoy es la inolvidable Marilyn Monroe.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress