Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 26 de octubre de 2016
Octavo día día - Viaje a Estados Unidos

Días que se pasan volando

Irene Martín

 

El mejor día de mi vida empieza como un domingo cualquiera: desayuno copioso para hacer honor a la costumbre americana. Con la energía de los gofres con caramelo y mucha ilusión por lo que el día me deparaba, nos dirigimos hacia una estación de helicópteros situada en la ciudad de Buffalo, Nueva York.

 

A pesar de que la alegría me desbordaba, una parte de mi sacaba mi lado más miedoso y se preguntaba si tanta suerte de golpe se iría de pronto; pero no fue así: el viaje en el helicóptero fue la mejor experiencia de mi vida. Sobrevolamos las cataratas del Niágara durante 10 minutos y he de decir que nunca había tenido la oportunidad de  tener unas vistas tan sumamente impresionantes.

 

Pensé que el día no podía ir mejor pero me sorprendí de nuevo: estábamos a bordo de esos barcos que se ven en las fotos de las cataratas, yendo hacia el punto medio de la orilla neoyorquina y la orilla canadiense. Empapada de aguas de ambos lugares, y empapada de experiencias nuevas, nos dirigimos al aeropuerto, pero no sin antes parar en un restaurante típico de Nueva York, y he de recomendaros uno de los mejores postres del mundo: Banana Foster.

 

Ya de  vuelta a casa, en el avión hacia el aeropuerto JFK, pude darme cuenta de que el día se había pasado volando... ¡Nunca mejor dicho!

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress