Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 21 de marzo de 2017

Visita pastoral del obispo Luis Argüello a la parroquia Belén-Pilarica

Luis Arranz Gil-Albarellos

 

 

Durante estas últimas semanas hemos recibido la visita pastoral de don Luis Argüello, obispo auxiliar de la diócesis, a nuestro arciprestazgo y más en concreto, a nuestra parroquia de Belén-Pilarica. El motivo de esta visita es que el obispo conozca de primera mano el funcionamiento y la vida diaria de nuestras parroquias, gracias a distintos encuentros con todos los grupos de la parroquia y a la participación en las celebraciones de los domingos.

 

Podemos decir que han sido encuentros cordiales y amistosos en los que cada grupo ha reflejado su visión actual de la parroquia y ha expresado los retos a los que nos enfrentamos en la actualidad como comunidad cristiana en nuestros barrios. Por su parte, don Luis ha reconocido la necesidad de que seamos comunidades vivas que expresen su fe y anuncien el Evangelio ahí donde están, ha insistido en la importancia de una comunidad fraterna en la que se comparte la fe y, también la vida, creando así, pequeñas familias parroquiales. Esto se reflejó de buena manera cuando a los catequistas nos motivó a no hacer “cursillos” para los sacramentos, sino a enseñar a los niños a vivir la propuesta de Jesús formando parte de la comunidad parroquial.

 

Uno de los retos con los que hoy en día se enfrenta la parroquia es luchar contra el envejecimiento de los parroquianos y favorecer la llegada de jóvenes para el desarrollo de la comunidad. Don Luis corroboró que los grandes retos que la Iglesia (y nuestra parroquia, concretamente) presenta hoy en día para favorecer este desarrollo son la iniciación cristiana, para los niños y jóvenes, y del desarrollo humano integral, que hace realidad la Doctrina Social de la Iglesia. La dificultad está en favorecer una “chispa” que inicie un proceso de fe en un mundo donde crece el ateísmo y el agnosticismo, y lo religioso ha pasado a un segundo plano. Para ello, debemos romper nuestra visión de Iglesia estática y abrirnos a las nuevas situaciones y personas, a otras realidades, y favorecer el encuentro cara a cara. Este es nuestro reto misionero que debemos aplicar en los jóvenes del barrio y en las familias de los Santos-Pilarica.

 

Don Luis nos recordó que somos una parroquia conciliar, es decir, que en nosotros se perciben los cuatro focos del Concilio Vaticano II: la Palabra, la Misa Dominical, la Comunidad y la presencia en el mundo. Todo ello debe estar ligado a una cooperación entre las parroquias del arciprestazgo para hacer nuestra parroquia más eficaz y mejor, favoreciendo comunidades unidas y aunar esfuerzos en las misiones que se nos presentan en nuestros barrios.

 

Tras esta visita nos queda trabajar para que nuestra parroquia siga siendo una gran familia para las personas del barrio, donde crezcan los encuentros con otros y con Dios. 

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress