Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 22 de marzo de 2017

El Colegio de Educación Especial Número 1 apuesta por sus desayunos saludables

Noticia clasificada en: EBO 2

EBO 2

 

 

 

El ciclo de Educación Básica Obligatoria 2 del Colegio de Educación Especial Número 1 hicimos una “hamburguesada” el jueves pasado dentro del "Programa de Desayuno Saludable" que solemos preparar una vez al mes con nuestros alumnos.

 

¿Hamburguesas para desayunar? ¿Saludables? ¡Qué locura!, ¿verdad? Os lo vamos a explicar. La idea surgió de una actividad que se hace periódicamente en clase, donde a través de una tabla de alimentos se analizan tres características muy sencillas de los mismos: BUENO (en cuanto a saludable), RICO y BARATO. Y claro, cuando les das a elegir a los alumnos qué tipo de alimento les gusta, no pueden faltar las hamburguesas...

 

Pues bien, a partir de ahí les quisimos dar un enfoque de lo saludables que pueden ser si compramos los ingredientes adecuados y los cocinamos de manera sana. Así que nos pusimos manos a la obra. Primero fuimos a la compra, a la carnicería del barrio, dónde elegimos la carne y vimos cómo nos la picaban. Allí también compramos los panecillos, que por su tamaño, incitaban a todos a probar el alimento, a la vez que dosificaban la ingesta. Después fuimos a la tienda de comestibles a por los otros ingredientes que completarían nuestro menú: huevos, pan rallado, ajo y perejil. ¡Ah! y tomate natural y lechuga que darían un toque vegetal a nuestros bocadillos.

 

Pues bien, hecha la compra, lo preparamos al día siguiente en el apartamento del colegio: condimentamos la carne, sin olvidarnos de lavar muy bien nuestras manos, dimos la forma ayudándonos con un poquito de harina, picamos la verdura, tostamos el pan y pusimos la carne a la plancha con una gotita de aceite de oliva y ¡hala!... a comer.

La experiencia fue excelente, las hamburguesas estaban buenísimas, los chicos colaboraron, se portaron genial y todos nos pusimos como el Kiko... ¡Eso sí!, todos las probaron aunque cada uno comió según sus necesidades. 

 

Como prueba, más vale una imagen que mil palabras. Y ya estamos pensando en la próxima... ¿qué se nos ocurrirá?

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress