Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María Herrero
Viernes, 28 de abril de 2017
Desde tres orillas: los asistentes

Las "Personas que se mueven" y el relato de su realidad

Noticia clasificada en: María Herrero

La última jornada de reflexión y debate "Derechos Humanos en el siglo XXI: la crisis del Mediterráneo" se celebró el pasado miércoles en la facultad de Filosofía y Letras. Organizada por Médicos del Mundo y con la colaboración del Área de Cooperación de la Universidad de Valladolid, mostró la problemática de las personas y sus movimientos migratorios desde la visión que se ofrece en los medios de comunicación.

"Existe una falta de conocimiento y cultura generalizada en torno a los derechos humanos, entre el público y también entre los informadores", Arancha Jiménez, presidenta de la Asociación de Prensa de Valladolid.

 

La última jornada de reflexión y debate organizada por Médicos del Mundo en colaboración con la Universidad de Valladolid se centró en la cobertura de la crisis migratoria desde la perspectiva de la comunicación para el cambio social. Allí, varios periodistas y comunicadores ofrecieron su opinión acerca del labor de la profesión respecto a los derechos humanos y el trato que se les da en las informaciones, y la ética periodística.

 

En esta ocasión, la primera parte contó con la visualización de cuatro cortometrajes participantes en la edición de 2017 del Festival de cine documental y derechos humanos #Artículo31 celebrado el pasado mes de abril en la Cineteca de Madrid. Un festival que invita a la creación de un nuevo apartado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “cualquier persona puede denunciar la vulneración de los derechos humanos”. 

 

“Gurugú”, “Abdul, el niño kurdo que escapó de la Yihad”, “Cascos Blancos” y “Refugiados. Huellas borradas” mostraron las diferentes realidades que viven los refugiados y las personas en situación de conflicto. Como los que aseguran que “el monte Gurugú es el infierno” o la disyuntiva que vive una familia al plantearse dar y recibir ayuda de una persona que se encuentra en situación irregular. Por otro lado, también se mostró el trabajo que realizan los cascos blancos en Alepo: voluntarios civiles que ayudan al rescate de víctimas de los derrumbes y bombardeos. Se trató de un reportaje realizado por el periodista Antonio Pampliega que también es mitad protagonista en la entrevista que realiza a Abdul, un joven kurdo de 17 años, puesto que ambos estuvieron secuestrados en Siria un año y cuatro meses respectivamente. Durante la última proyección, los adjetivos “vergonzoso”, “inaceptable” o “dramático” estuvieron muy presentes cuando refugiados y voluntarios en Grecia y Turquía explicaban la situación de desesperación que los trasladados están viviendo en estos países. 

 

 

El codirector de este último documental y periodista en La Sexta, Marco Aracama, participó en el fórum posterior comentando varios aspectos del comportamiento de la prensa respecto a la situación en Siria y en lo que se llama la frontera del sur. “A mi me duele que en los medios de comunicación, incluido el mío, se dejen de contar estas situaciones”, comentó y, refiriéndose a las prioridades de los medios en cuanto a las informaciones que se publican añadió que “hablar de estos temas provoca una caída de audiencia. Egoístamente, el público ya tiene suficientes problemas en sus vidas y no quiere más”. El comportamiento de los espectadores también se trató en el debate, puesto que los asistentes se preguntaban cómo tratar la información recibida por la prensa: “tenemos que ser tolerantes, abrir la mente y no dejarnos llevar por determinadas informaciones”, les respondía Marco. También se planteó si las organizaciones y la ciudadanía están haciendo lo suficiente para responder y visibilizar estos conflictos. “Trabajamos la sensibilización y la incidencia política, y es complicado. Tenemos que seguir estando ahí y reinventarnos, descubrir qué estrategias podemos utilizar para llegar a la gente en este mundo de sobreinformación”, comentó Sol Martínez, representante de Médicos del Mundo Madrid y coordinadora del festival #Artículo31.

 

 

Los asistentes, los protagonistas

 

Durante la jornada celebrada en la facultad de Filosofía y Letras también se habló de lo que la sociedad podía hacer a pequeña escala para concienciar sobre la problemática de los refugiados o los saltos de la valla. Varios de los asistentes coincidían en que la mayoría “mira para otro lado”. “Mucha gente tiene una visión muy clara y conservadora respecto a estos temas. Sus excusas son convicciones absolutas y dogmas”, comenta Eugenia Labarga, una joven leonesa del público. Eugenia está opositando para entrar en la oficina de cooperación al desarrollo o la de asilo al refugiado de la Unión Europea. Ha asistido a las tres jornadas organizadas por Médicos del Mundo porque “me parece imprescindible que estas charlas se hagan en todo momento, en cualquier época del año, y en cualquier sitio, aunque debería haber más colectivos, más difusión y más asistencia”, lamenta. Por su parte, ella ha sabido llevarse lo mejor de cada jornada con los documentales y las ponencias, aunque destaca la intervención de la investigadora Samar Taha durante la sesión en la facultad de Derecho. “Me pareció espectacular y todavía me da mucho que pensar. Me tocó mucho su fuerza para criticar nuestra inacción. No es cuestión de flagelarnos, pero tenemos que hacer lo que podamos dentro de nuestras posibilidades”, afirma.

 

La segunda parte de esta última jornada se centró en la comunicación para el cambio social, donde participaron Patricia Simón, periodista freelance y responsable del diseño de la campaña de Médicos del Mundo “Personas que se mueven”, y Mónica Mellado, voluntaria de Médicos del Mundo Valladolid y trabajadora en la Asociación El sombrero, la boa y el elefante de Valladolid. 

 

 

Por su parte, Patricia expuso su experiencia como periodista y defensora de los derechos humanos y recalcó la función de la profesión desde el cuidado que se ha de tener de las personas, que son el corazón de los reportajes. “Muchas veces les tratamos como sujetos que solamente valen por lo que viven, no por lo que piensan. Cuando hablamos de migrantes, no ponemos el foco en las capacidades que tienen para salvar todas las dificultades, que es alucinante”, señaló. Patricia también explicó el término “enfoque de fortalezas” que según dijo “cambió mi percepción del periodismo”. Este consiste en tratar las situaciones de las personas desde su propia superación. “No deberíamos hacer preguntas desde el enfoque paternalista y colonialista, qué menos que el reportaje ayude a su recuperación psicosocial”, añadió. Todo esto lo ha trasladado a la preparación y publicación de “Personas que se mueven” donde han dado visibilidad a diferentes colectivos durante el proceso migratorio y han incorporado nuevos discursos con un enfoque positivo.

 

Finalmente, Mónica Mellado voluntaria de Médicos del Mundo Valladolid habló sobre la labor de la organización en Valladolid, que abrirá una oficina en la capital dentro de muy poco. Mónica también trabaja en la Asociación El sombrero, la boa y el elefante que incluye “Palabras Menores”, proyecto de intervención en comunicación que nació hace dos años, pero que se lleva gestando mucho más tiempo. Mientras presentaba a los asistentes la página web y alguno de sus contenidos, explicó los fines de la iniciativa que tratan de volver a poner el foco de la noticia en la persona. “Se trata de dar voz a los colectivos menos visibles. Queremos que ellos escriban, motivarles y hacerles creer que pueden hacerlo”.

 

Con la tarde del miércoles se puso fin a estas jornadas de reflexión y debate “Derechos Humanos en el siglo XXI: la crisis del Mediterráneo” que han traído a la universidad una buena representación de lo que está ocurriendo ahora mismo en lugares a muchos kilómetros de aquí que no deberían estar tan lejos en los pensamientos de la sociedad. Una visión que pretendía informar y acercar a estudiantes y ciudadanos a esta problemática y removerles un poco más por dentro.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress