Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 4 de mayo de 2017
Entrevista a Ediciones Imaginion

El Salón Otaku aterriza en Salamanca por segundo año consecutivo

Noticia clasificada en: Zero

IES DELICIAS

 

Zero

 

 

 

El mes de abril fue testigo de la celebración del Salón Otaku en Salamanca por segunda vez. Este, a pesar de llevar tan solo dos años, contaba con actividades y material en muchos casos de mejor calidad que los salones que ya llevan varios años celebrándose.

 

Para empezar, contaba con una gran cantidad de actividades, charlas y talleres: como trivials de canciones, competiciones de videojuegos, charlas sobre confección de cosplay, talleres para aprender a crear tu propia varita, etc. Además, aunque el número de stands no era muy grande, contaban con gran variedad de merchandishing.

 

Por otra parte, y no menos importante, la disposición de los autores o ilustradores era muy buena, pues no se mezclaban con los otros stands y tampoco quedaban relegados a un segundo plano como, desgraciadamente, otros eventos han decidido hacer con nuestros ilustradores patrios. Todos estos presentaban un material de muy alta calidad y originalidad, y a unos precios bastante asequibles.

 

En el lugar donde estaban colocados estos ilustradores encontramos el stand de una editorial independiente, Ediciones Imagion, que edita obras españolas, todas ellas de contenido social e incluyente y de gran variedad pues venden distintos tipos de obras ilustradas como cómic, manga o novela gráfica. Hemos tenido la oportunidad de hablar con una de sus editores, Ransil, y hacerle una pequeña entrevista:

 

¿Cuántos años lleva la editorial?

 

Llevamos ya tres años, vamos despacito, pero con buena letra.

 

¿El trato con los autores es más cercano?

 

Sí, como en todas las empresas más pequeñitas, es más personal, más horizontal.

 

¿Y con los compradores?

 

Sí, además hablamos con los lectores porque nos gusta saber qué les gusta.

 

¿Cómo es el proceso de elegir un proyecto?

 

Depende del proyecto, por ejemplo, fuimos detrás de Ugnis porque nos gustaba mucho como trabajaba Kaoru Okino, pero el resto han venido a nosotros. Y el elegirlo o no depende de si tiene valor inclusivo, que no sea machista, racista, clasista, etc. Todo lo que hacemos es en base a eso, y nos encanta.

 

Actualmente, ¿hay un buen mercado que acoja el manga, cómic, etc?

 

Creo que estamos en una situación difícil, porque parece que cada vez se lee menos; somos más de ver animación y comprar figuras, pero no tanto de leer. Entonces tenemos que buscar el retomar todo eso. Por eso también elegimos hacer infantil y juvenil, para retomar el lector pequeño y avanzar junto a él.

 

¿Y con lo que respecta a las obras españolas?

 

Sí que es verdad que con todo el boom que hay de las editoriales grandes, con las cosas que traen de Japón que ya tiene su publicidad, es muy difícil. Y no tiene todo el marketing que tiene el cómic extranjero. Pero creo que poco a poco.

 

¿Hay prejuicios sobre ellas?

 

Pero eso pasa con todo lo de aquí, que parece menos guay que lo de fuera. Ya no influye solo el marketing, sino que lo que llega de fuera es porque es bueno.

 

¿Realmente hay mucha diferencia entre un manga japonés y uno español?

 

Depende, yo con muchos autores no noto diferencias, solo con los bocadillos porque como ellos escriben hacia abajo los nuestros son más horizontales. Pero cuando hacemos manga, tendemos a imitar la forma del bocadillo japonés.

 

¿Y el argumento y estilo?

 

Eso depende del autor, y cómo quiera hacerlo. Igual que en Japón sí que reflejan su cultura, aquí solemos tener algo como “vergüenza nacional”. No creo que difiera tanto, salvo por ese tipo de cosas.

 

En Japón, desde hace ya bastantes años, se lleva el que la editorial pacte con el autor sobre el contenido de la obra, ¿aquí es igual?

 

Aquí depende. Nosotros somos más de decir: "si no haces inclusivo, no". Porque no queremos cambiar lo que ya viene hecho. Pero sí que es verdad que, en general, si ven que les gusta algo pero eso le falta las intentan pulir. Y esto, o bien puede molestar al ego del artista o directamente ellos mismos lo agradecen, porque ven lo que les faltaba.”

 

Pero más de cara a dirigir los acontecimientos que se desarrollan en la obra o alargarla, ¿tampoco?

 

En el sistema japonés, como en el Shounen, se alarga tanto como se pueda si gusta. Aquí no se da tanto eso, como no lo tenemos tan seguro porque no hay tanto lector, tenemos que tener muy en cuenta cómo va a ser la historia (principio y final) porque si lo alargamos de más, suele ser peor.

 

¿Hay una gran diferencia entre los periodos de publicación de un manga español a uno japonés?

 

Claro, en Japón tienen ayudantes. Además, como aquí no podemos vivir de ello, la persona tiene que tener otro trabajo.

 

Entonces, ¿resulta mucho más lento?

 

Efectivamente, sobre todo es difícil arriesgarse con una obra larga, porque con un solo tomo, lo publicas y ya está. Pero con un tomo largo, tienes varios factores, el periodo de publicación entre tomos es más largo y se va perdiendo el interés.

 

Últimamente ha habido mucha polémica debido al trato que algunos eventos están dando a los autores españoles, y sobre todo a los de fanzine –obra autopublicada–, ¿qué piensa una editorial que se dedica a obras españolas sobre esto?

 

No puedo ser imparcial, porque nosotros provenimos del fanzine. Y sí que notas la diferencia de cómo te tratan cuando eres fanzine a cuando eres editorial, porque cuando eres lo primero te tratan como si eres el último mono de la feria; y es muy injusto porque los fanzineros de hoy, pueden ser los artistas de mañana. O incluso, muchos de ellos ya están trabajando con una editorial.

 

Entonces, si en un evento se le trata mal cuando va con un fanzine y bien cuando va con editorial, ¿qué diferencia hay? Es clasismo.

 

Sí ya lo tenemos difícil tanto editoriales como autores españoles, imaginaos si lo esconde el propio evento, es horrible.

 

¿Es común esta actitud con respecto al cómic patrio?

 

Sobre todo en los grandes, en los que prima más la venta de merchandishing, no fomentan, y es una pena porque generalmente se llaman salón del manga o del cómic y lo que menos encuentras es eso.

 

¿Y en las editoriales?

 

Dependiendo de la editorial. Las grandes suelen pillar más licencias. Pero las que hacemos en español, Nowe Volution, Ediciones Babylon, Ediciones Imagion, etc., sí que es verdad que muchas veces nos presentan el propio fanzine como currículum, y nos sirve para ver cómo funcionan.

 

¿Hay compañerismo entre las editoriales?

 

Yo creo que, si no nos ayudamos, difícil lo llevamos, tiene que haberlo.

 

 ¿También entre los autores?

 

Sí.

 

¿Y con las editoriales grandes es igual o hay algún tipo de desprecio?

 

Realmente no creo que haya ese tipo de clasismo, pero si es verdad que son una empresa grande y no tienen que hacer piña, como sí tenemos que hacer nosotros. Entonces conoces las editoras de esas editoriales, y bien, pero sí que es verdad que entre los pequeños somos los que más nos solemos juntar.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress