Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 19 de mayo de 2017
Miel es una gata que necesita adopción urgente

La Colonia de los Cinco: un proyecto de cuidado de felinos

Noticia clasificada en: Eva Martín

Eva Martín

 

 

 

 

El proyecto de la Colonia de los cinco comenzó el 24 de diciembre del 2016, las fundadoras son dos chicas, Ana y su compañera. Ana es una joven sonriente, que aunque tiene otra profesión, dedica su tiempo libre al cuidado de los animales, concretamente a una colonia de gatos callejeros. Actualmente está estudiando asistente técnico de veterinario.

 

Ana nos cuenta que ellas tienen experiencia en el trabajo con animales rescatados o procedentes de sociedades protectoras”. Todo comenzó cuando ella y la otra fundadora del proyecto pasaban por la zona donde se encuentran los gatos, “les empezamos a llevar comida y nos dimos cuenta de que no estaban cuidados por nadie, empezamos desde cero, sin saber nada, con ayuda del proyecto CES, que la sociedad Valladolid Felina nos dio a conocer.” El primer paso es desparasitarlos, luego “empezamos las capturas (meterles en jaulas para llevarles al veterinario) y les castramos porque hay varias hembras y mejor que no sigan reproduciéndose."

 

Cada gato tiene su peculiaridad, la madre de algunos gatitos tiene cancivirus, que es una enfermedad de la boca, que daña las encías y le provoca dificultades para comer, “cuando la dan los brotes acudimos al veterinario, de la Clínica Fierecillas, porque nos da la medicación.”

 

El Rubio es otro gato que fue abandonado y apareció en la colonia sobre septiembre u octubre de 2016. Para encontrar a los gatitos de La Colonia de los Cinco “trabajamos con más alimentadores que nos informan de felinos abandonados, también hay otras tres personas que llevan cuidando a estos gatitos hace 20 años.”

 

Ana confiesa que “anteriormente había trabajado con gatos y perros que meten en una casa para su posterior adopción, pero nunca había trabajado con colonias”. No obstante, está encantada porque tiene pasión por los animales que “me viene desde la infancia, cuando tenía 8 años entró mi primer gato en casa, y era adoración, yo por él y él por mí.”

 

 

El proyecto

 

El proyecto se denomina La Colonia de los Cinco porque en un principio eran 5 gatos, y ahora son 7, “porque esto no se estanca, se hacen nuevos fichajes, haciéndoles un corte en la oreja para identificarles. No llevan chip, porque no pertenecen a nadie, realmente son de la calle, los que llevan chip son los gatos que tienen dueño, para que si se escapan se puedan devolver a éste.”

 

Por otro lado, vivir en la calle también puede influir en el comportamiento de los gatos, “en el caso concreto de nuestra colonia, hay alguno que no se acerca, sólo viene a comer, echa la zarpa y se va, en cambio, otros son súper sociables, incluso llegando a ser zalameros”.

 

La Colonia de los Cinco no es una asociación, sino que está gestionada por dos personas físicas, con las que se puede contactar a través del correo electrónico: coloniadeloscinco@gmail.com, el teléfono: 656235539 y su página de Facebook. “El proyecto se mantiene por las donaciones de amigos, que llevan muchos años trabajando en este tema y su labor es muy reconocida. Hay gente que le gusta que aparezca su nombre como donante, y otros en cambio prefieren guardar el anonimato.”

 

Para el invierno La Colonia de los Cinco posee unas cajas impermeables por fuera para la lluvia y recubiertas por dentro para aislar el frío que sirven de refugio a los gatos de la colonia. Para los cuidados de los gatitos los miembros del proyecto han creado una rutina con una frecuencia diaria: Ana los visita a las 7 de la mañana, antes de ir a trabajar, y sus otros compañeros a mediodía y por la tarde-noche.

 

 

Adopción urgente

 

Otra gatita fascinante es Miel, “nuestra gatita estrella, nacida de un cruce entre siamés y gata de angora. Tiene unos ojos azules preciosos, como el mar en calma, es muy cariñosa, un amor. Necesita una adopción urgente, porque está aislada en una habitación, porque no puede ser mezclada con otros gatos, porque tiene el virus de inmunodeficiencia felina.

 

El sida en gatos es identificado como un lentivirus que sólo afecta y es transmitido a felinos. No obstante, pese a que se trata de la misma enfermedad que afecta a los seres humanos, es causada por un virus completamente diferente, por ende, el sida en gatos no es transmisible a los humanos.

 

Cuando un gato es contagiado por VIF, el virus se encarga de atacar el sistema inmunitario, demoliendo los linfocitos/T, lo que convierte al gato en un animal vulnerable para contagiarse de diversas enfermedades o infecciones que aunadas a esta condición pueden llevar a la mascota hacia la muerte.

 

En este caso el virus se ha detectado de manera temprana, y si cumple un tratamiento riguroso y adecuado puede llegar a vivir muchos años.

 

Para que un gato sea portador de sida es necesario que entre en contacto con la saliva o la sangre de un animal infectado. La mayoría de los estudios aseguran, que el FIV es transmitido a los gatos por medio de mordeduras, por lo que el sida en gatos es más habitual en aquellos felinos que viven en muchedumbres numerosas o en los que habitan en la calle, como Miel.

 

Por tanto, a diferencia de los humanos, no hay certificación de que el sida felino se transmita a través de las relaciones sexuales.

 

Ana exhorta a “animaros a que adoptéis a alguno de nuestros gatitos, que a cambio de cuidarles, os proporcionarán una grata compañía, porque lo único que quieren es cariño, y cuando lleguéis a casa tened la garantía de que siempre os recibirá con los brazos abiertos. Los requisitos de adopción son únicamente que te gusten los animales y superar el período de acogida.”

 

 

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress