Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 24 de mayo de 2017
Corazonadas de la India

La vida de la muerte

Noticia clasificada en: Corazonadas de la India Marina Escudero

Marina Escudero

 

 

 

 

Varanasi es uno de esos lugares. De esos que nada más pisarlos, sabes que algo te ha  cambiado o removido por dentro. Fue mi regalo de cumpleaños y, sin ninguna duda, una ciudad que quedará grabada y donde se cumple el tópico dicho de "India o se ama o se odia". Y tengo que reconocer que, al principio, la odié. 

 

La muerte siempre ha sido un tema tabú en mi familia. El tocar madera y el “calla, calla” acompañan a cualquier noticia relacionada con el deceso. Y por suerte, no ha sido un proceso que haya vivido muy de cerca en ninguna ocasión. Era desconocido hasta que me lo encontré de cara.

 

 

 

Buscando un hotel con precio entre 5 y 8 euros la noche, entramos sin saber en el ghat principal de la ciudad. Los ghats son las escaleras que bajan hasta el río, en este caso el Ganges, el más sagrado de la religión Hindú.

 

En el último peldaño de la escalinata, a la orilla del río, la vida de la ciudad fluye, siempre llena de gente realizando ritos sagrados o actividades mundanas, entre numerosas hogueras y diversa fauna. Niños que juegan, adultos que se refrescan, mujeres que lavan ropa o ganado, hombres que reparan sus barcos, cuerpos ya sin vida que esperan a ser incinerados... Todo pasa alrededor del río, vigilado por cientos de babas, hombres sagrados que dedican su vida a la meditación y la divulgación de la religión. El paisaje es tan paradigmático como chocante.

 

 

La vista me angustió. Las calles laberínticamente estrechas sin apenas luz se cubrían de troncos, el calor de las incineraciones ascendía por los callejones, los hombres cantaban alabanzas mientras bajaban hasta el río las camillas con los cuerpos sin vida y las familias divisaban desde la distancia el proceso, evidenciando su luto rapándose las cabezas. Aquel primer día no pude comer.

 

La peregrinación al Ganges en uno de las obligaciones vitales de los hindúes. Al considerarse como río sagrado, supone un honor morir en sus orillas. Solamente las familias "pudientes" pueden permitirse el lujo de viajar hasta allí con sus enfermos y esperar a que sus vidas se apaguen dejando de comer o beber nada que no salga de las aguas del río.

 

 

 

“¿Por qué estoy viendo esto? No podré dormir en este lugar. ¿Por qué la muerte es tan visible, acaso no les importa el dolor?”. A los 50 grados de aquella tarde de junio, se sumaba el choque cultural más brutal que he sufrido nunca. Uno de los procesos más naturales de la vida, su final, se celebraba a voces en aquel río tan lleno de vitalidad. Mientras, todos continuaban con sus quehaceres y rutinas, alrededor, como si nada pasase, como si nada les impactase. La muerte formaba parte de su entorno. Acabé entiendo por qué.

 

Al anochecer, a la orilla del río se celebra cada día la Puya, el ritual religioso para presentar respeto a las divinidades, donde el fuego y la música cobran vida. Cientos de personas se congregan en las escaleras y en los barcos para ver cómo los puyaris, perfectamente coordinados, ejecutan la ceremonia orientada hacia las aguas sagradas.

 

 

 

Agobiada por las emociones del día, me senté entre unas ancianas que participaban de los cánticos junto a un grupo de babas. Vi en sus caras la importancia de ese momento. Sus sonrisas reflejaban una emoción intensa que me trasmitieron con abrazos. Me calmaron. Y con tan solo ese momento que compartimos, consiguieron que disfrutase del resto de la estancia en la ciudad.

 

Varanasi es una visita obligada en el tour indio, una puerta de acceso a su cultura y sus tradiciones más vivas. Es una ciudad, donde todo empieza y termina en un río, donde la muerte tiene más vida.

 

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress