Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 5 de junio de 2017
La literatura en los libros desplegables

Para los niños que les gusta soñar y los mayores que no quieren despertar

Noticia clasificada en: Eva Martín

Eva Martín

 

 

 

La Sala de Exposiciones de la Casa Revilla ha acogido la exposición La literatura infantil en los libros desplegables”, durante los meses de abril y mayo. Esta colección de libros está considerada una de las mejores del mundo en su género y está recopilada por el matrimonio palentino formado por Ana María Ortega Palacios y Álvaro Gutiérrez Baños.

 

El origen de esta colección nos remonta a la niñez de Ana María y a un libro heredado de una tía suya que se titulaba "Las canciones de la abuelita", un tomo que incorporaba un xilófono y que con el tiempo desapareció en algún desván familiar. En la década de 1980, mientras cursaba sus estudios musicales en San Sebastián, compró una reedición de este libro que añadió a su biblioteca y que fue el germen de esta colección de libros con elementos mecánicos en su interior. El citado libro pronto fue acompañado por varios títulos editados por The National Geographic Society, que adquirió con su primer sueldo profesional como profesora del Conservatorio de Música de Palencia.

 

En sus viajes a Japón para conocer las nuevas pedagogías musicales desarrolladas allí, afianzó su gusto por el arte en papel, que tanto se valora en ese país. La afición por los llamados libros pop-up, la ha llevado a organizar, junto con su marido, diversas exposiciones por toda la geografía nacional, siempre con criterios bibliográficos o temáticos, como por ejemplo: literatura infantil, música, Navidad o arquitectura.

 

La presentación de estas delicadas esculturas de papel, auténticas máquinas articuladas que recobran el formato bidimensional cuando se cierra el libro, va acompañada de sucintos textos en los que se explica el origen de cada uno de estos cuentos.

 

 

Caperucita Roja:

Desde un punto de vista sociológico, Caperucita Roja presentaba una de las antítesis del mundo medieval: el contraste entre el pueblo seguro y el bosque peligroso, donde el lobo está al acecho. Así hay diversas representaciones de este cuento, destacando las de vistosos coloridos, que reproducen todas las escenas del mismo. 

 

 

 

Pinocho:

El gran mérito de su autor, radica en que fue el primero en escribir para los niños pensando en la psicología infantil, por ejemplo: no faltan los chistes escatológicos. Y tiene su moraleja final: que trata de alejar a los niños de las mentiras, de la pereza y las malas compañías. Me ha llamado la atención una escena sobre como construyó Gepeto a Pinocho, está muy elaborado, con muchos detalles.

 

 

 

La bella durmiente:

El cuento de los hermanos Grimm, publicado en 1812, incluye, como es habitual en ellos, un final feliz e introduce algunos cambios con respecto a Perrault, como por ejemplo, el número de hadas, que pasa de ocho a trece. Además, los hermanos alemanes idean el momento del despertar mediante un beso, algo que retoma Disney en su magnífica película animada de 1959, en la que reduce el número de hadas a tres: Flora, Fauna y Primavera.

 

 

Hansel y Gretel:

Este cuento, también conocido como "La casita de chocolate", es de origen germánico. La versión que conocemos nos ha llegado a través de la obra de los hermanos Grimm, que recorrieron Alemania entrevistándose con lugareños para conocer las historias que la tradición oral había conservado a lo largo de los siglos. Por ejemplo una práctica bastante habitual en Centroeuropa durante la Edad Media, era que las familias con penurias económicas abandonaban a sus hijos por no poder alimentarlos o pasaban directamente al infanticidio.

 

Jacob y Wilhem Grim no se limitaron a transcribir estos relatos, sino que los adaptaron a los tiempos y al público al que iban dirigidos, modificando los terribles finales que a menudo tenían.

 

En la narración de Hansel y Gretel todo parece ser espantoso: una madrastra que convence a su marido para que abandone a sus hijos, un bosque oscuro y solitario, un horno para cocinar niños, una bruja antropófaga… y de repente, algo parece maravilloso: una casa de pan, azúcar y golosinas. La moraleja es clara y alude a saber poner freno al deseo.

 

 

 

 

Peter Pan:

“El niño que no quería crecer“ fue creado en 1902 por el escritor escocés James M. Barrie. La inspiración para la creación de este personaje universal procede de la relación que Barrie mantuvo con su amiga Sylvia Llewelyn Davies y con sus hijos, particularmente con el menor, llamado Peter.

 

En este relato subyacen los dos temas principales que obsesionaban a su autor: el crecimiento y la maternidad. El primero se presenta a través de la figura de Peter, el niño eterno que quiere evitar las responsabilidades de la madurez. La maternidad tenía para el autor un componente freudiano que en la obra se disocia en el conflicto entre Wendy y Campanilla, dos estereotipos diferentes de mujer.

 

 

 

Aladino y la lámpara maravillosa:

No existe fuente árabe medieval para el cuento de Aladino, ya que éste fue incorporado a "Las mil y una noches" en 1709 por Antoine Galland, el traductor francés de la obra, quien lo escuchó a un cuentista sirio traído a París desde Alepo.

 

El genio es un personaje procedente de la mitología árabe, donde a estos seres espirituales, se les conoce con el nombre de djinn. Los genios pueden tener características diferentes y muchas veces viven sometidos a humanos y atados a algún objeto.

 

En cine se han hecho varias versiones pero quizás la más popular sea Aladdin, largometraje musical de dibujos animados producido por la compañía Disney, que incluye algunos elementos de otros relatos orientales como la famosa alfombra voladora, no presente en el cuento original de Aladino.

 

 

 

 

Alicia en el país de las maravillas:

El autor de este relato fue Lewis Carroll, sacerdote anglicano aficionado a las matemáticas y la fotografía. Hombre de carácter tímido, apenas se relacionaba con adultos, pero le gustaba, en cambio entablar conversación con niños, e hizo una gran amistad con las tres hijas del diácono Liddell, especialmente con la segunda, llamada Alicia. Solía hacer con ellas excursiones por el río, cerca de Oxford, en el transcurso de las cuales les contaba historias que improvisaba al momento. Basándose en estos relatos espontáneos, Carroll publicó "Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas". Aunque el autor, también aficionado al dibujo, realizó algunos bocetos, las ilustraciones de los libros se encargaron al famoso dibujante inglés Sir John Tenniel, cuyos dibujos se han ido retomando en sucesivas ediciones, incluso en formato tridimensional, como hemos podido apreciar en esta exposición.

 

Los personajes con los que Alicia se va encontrando son: el conejo blanco, el sombrerero loco, el gato de Cheshire, la Reina de Corazones, Humpty Dumpty…

 

La transcendencia de este libro radica en que Alicia es el primer libro de literatura infantil que deja al descubierto la hipocresía y la presuntuosidad de la didáctica concebida por los adultos.

 

 

 

Blancanieves:

El relato de los hermanos Grimm contiene muchos de los elementos típicos de la historia, como los siete enanitos o el espejo mágico. Sin embargo existen otras versiones en las que los enanitos son ladrones o incluso cuarenta dragones (Albania), y en las que el diálogo de la madrastra con el espejo se hace con el sol o con la luna. La figura de la madrastra, tiene una simbología asociada a la destrucción del hogar.

 

Este cuento fue llevado al cine por Walt Disney, conservando el guión de los hermanos Grimm.

 

 

La Cenicienta:

La versión que ha llegado hasta nuestros días de este cuento de hadas es la que publicó Charles Perrault en 1697, quien situaba la historia en la corte francesa de su época.

 

Con anterioridad, existía en Escocia una heroína de cuento llamada Rashin Coatie, una hermosa joven a la que su madrastra y sus tres feísimas hermanas hacían la vida imposible. Rashin Coatie tenía un carnero mágico que fue asesinado por su madrastra. Delante de los huesos del animal, Rashin Coatie expresó su anhelo por asistir a un baile y así surgieron un maravilloso vestido y unos zapatos de satén, de los cuales perdió uno al abandonar apresuradamente el baile.

 

En definitiva, según los países y las épocas, tenemos distintas versiones en torno a un mismo binomio: injusta opresión y recompensa triunfante.

 

 

Para concluir, nos queda hablar de la técnica, sobre todo el particular proceso de fabricación de un libro móvil o desplegable, el cual pasa, necesariamente, por una fase manual. Una vez realizadas la impresión y el troquelado de manera mecánica, se procede a la etapa de ensamblado de piezas, que sólo se puede realizar a mano. Esta circunstancia aporta a estas ediciones un especial carácter artístico, confiriéndoles el aura de piezas únicas, en virtud del toque final de cada ensamblador.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress