Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 1 de junio de 2017
La Nave, un proyecto de jóvenes del Teatro Calderón

“Y tú, ¿qué sabes?”

Lianet Rosales

 

 

“No tengo ni puta idea”, quizás es una frase grosera y ofensiva para muchos. Sin embargo, es una realidad para muchos jóvenes que no saben quién son o que temen que la historia bélica se siga repitiendo año tras año, chicos que ven como sus mayores no recuerdan a Clío, que preguntan por qué sus abuelos “dejaron que Trump, un fascista disfrazado ganara las elecciones”.

 

Estos jóvenes “confusos” son los 60 miembros del proyecto La Nave, del Teatro Calderón que nació en 2014 y que desde su primera función “Metamorfosis” basada en la obra de Kafka intentan denunciar la realidad que perciben, la realidad más ajena a las personas, la realidad que nadie quiere que sea real.

 

El proyecto cuenta con la colaboración especial de Marah Rayan una joven de poco más de 20 años de origen palestino que tuvo que refugiarse en Siria con pocos años de edad, y que con el desencadenamiento de la guerra siria ha tenido que pedir refugio en España, donde vive separada de sus familiares que se encuentran en Suiza.

 

Marah contó su historia, el momento en el que presenció cómo una bala atravesó en el cuerpo de su hermano pequeño, como ha visto a su padre llorar cómo un niño después de 20 horas de viaje hasta Jerusalén y 8 horas de cola sin poder conseguir pasaporte, como fue testigo de la destrucción de edificios por bombas, como es protagonista, junto a su familia de la discriminación por ser de una religión distinta y un color de piel con más melanina. Marah es una de las protagonistas de miles de historias que hay detrás de los refugiados y que el proyecto La Nave quiere que el público conozca.

 

[Img #8278]

 

La Nave se define asimismo como “un espacio de creación para catalizar las inquietudes expresivas de los más jóvenes, donde proponer alternativas escénicas contemporáneas” y donde todas las manifestaciones artísticas tienen cabida.

 

Cada año, las funciones giran en torno a una exhaustiva investigación sobre temas de actualidad. Este año se quisieron centrar en el éxodo y en la propuesta de generar una reflexión generacional sobre los dramas reales de los REFUGIADOS y EMIGRANTES que viven su tragedia cada día.


El eje de esta investigación, según recoge su web ha partido del establecimiento de tres preguntas clave:


- ¿Por qué el éxodo de jóvenes españoles en busca de su futuro?


- ¿Qué fue del pasado cuando los españoles eran emigrantes y refugiados?


- ¿Qué posición tomar frente a los exiliados, emigrantes y refugiados que llegan a las fronteras españolas?

 

Son algunas de las interrogantes que se hacen los navegantes para comenzar con la coordinación de las escenas que son supervisadas y dirigidas por dos profesionales del teatro, Nina Reguero y Carlos Nuevo, y que según Noelia, una navegante “potencian las habilidades de los 60 navegantes en los talleres”. Dentro del grupo hay un sinfín de manifestaciones artísticas, música, baile, dibujo, poesía, composición, “un reto unificar todo con coherencia”.

 

[Img #8277]

 

Es la primera vez que La Nave participa en el Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle (TAC) y ha sido todo un orgullo para ellos. Su espectáculo se presentó en la Cúpula del Milenio bajo el nombre de Fuegos. Fuego de ira por la situación actual de los refugiados, por la situación económica de España, por la fuga de cerebros, por el desconocimiento, por el bombardeo de información, por las mentiras de los medios de comunicación. En general se manifestó un disgusto por la situación actual de la sociedad que por ignorar la historia está errando.

 

“No recordamos cuando los españoles tuvimos que emigrar hacia Francia en campos de refugiados, cuando Serrano Suñer no quería saber de los españoles que no estuvieran en España, no recordamos la historia porque no nos las enseñan. ¿Quién es Franco?, ¿qué es la dictadura? No sabemos, está al final del temario y pasamos de esa etapa, sin pensar que puede repetirse por desconocerla”.

 

[Img #8279]

 

Fuegos es una montaña rusa de emociones. La interpretación de chicos de 16 a 26 años no tiene nada que envidiar a actores profesionales: lloraban, reían, se enfadaban y desde que comenzaron con una unión en el centro de la cúpula explicando que los jóvenes somos denominados millennials; los pelos se ponen de punta hasta pasados unos 80 minutos cuando finaliza la función.

 

Durante el espectáculo fueron constantes las referencias literarias y musicales como la cabalgata de Wagner, la recopilación de informaciones de hemerotecas como el momento en el que niño sirio apareció muerto en la orilla de una playa de Turquía o cuando una periodista le hizo zancadilla a un padre con su hijo en brazos para que cayera y darle más dramatismo a su información.

 

[Img #8281]

 

60 chicos de estilos diferentes, de realidades diferentes, tienen un proyecto común, concienciar, mostrar su enfado a través del teatro, de un teatro de denuncia que ha obtenido el premio al mejor espectáculo de la sección Estación Norte por el lanzamiento de su mensaje sobre el drama de los refugiados.

 

 

 

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress