Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 5 de junio de 2017
Relatos micropresos

Las ranas no necesitan bañador

Noticia clasificada en: Alfil Negro Anyelino David Fukymuky Mario Miguel

Miguel

The animal

En la olimpiada animal, donde las ranas no necesitan bañador y los sapos visten con traje de neopreno, la noticia es que la liebre Rabid ganó la maratón, el guepardo Sultán se impuso en los 100 metros vallas y el elefante Gigant alcanzó la medalla de oro en lanzamiento de martillo. Esto ha sido todo desde Radio Animal. Buena suerte y hasta siempre, amigos.

 

 

Mario

Ancas de rana

La variedad de ranas que hay en el mundo se relaciona con el agua, viven en ella y su existencia se desenvuelve con el agua. La rana recibe la vida del agua, no necesita más nada, no necesita bañador.

Érase una vez un explorador extraviado en la inmensidad de la selva rodeado de ríos y lagos. Se encontraron en una de las orillas, pronto surgió profunda amistad, tanto que la rana había dejado los suyos, que por las noches hacían una fogata para mantener el calor y espantar a los depredadores.

Cierto día vino la desgracia. La rana estaba enferma, inesperadamente cayó al fuego, se enredó con el bañador que por primera vez se puso. Quedo asada como un sabroso pollo a la broaster. El hombre no se pudo contener y comió las ancas de la rana. (De ahí el origen de comer ancas de rana).

 

 

Alfil Negro

Platero y la ranita

Una rana y un burro filosofaban en una charca sobre cuál de sus vidas era mejor. El burro decía

– Yo trabajo de sol a sol, me pegan todos los días y además como lo mismo, paja y más paja, cargo mucho peso y me tapan los ojos. Vaya vida de mierda. Pero tú no trabajas, todo el día tomando el sol, bañándote y degustando toda variedad de insectos y exquisitos huevos de pez. ¡Qué vida tan buena!

– Bueno, -contestó la ranita. Ya, pero tengo que estar todo el día alerta, nos cazan por las ancas, nos diseccionan los estudiantes y, además, nos utilizan para el test del embarazo.

– Tienes razón, -contestó el burrito. Pero sois muchas y podéis escapar fácil; un saltito y para el fondo. En cambio, nosotros ya nacemos presos, tenemos un fin predeterminado. Tú eliges.

– Croac, croac, -contesto la rana. El burro la replico

– Sí, pero mi vida es peor. Si llueve me mojo y a ti eso te da igual, ya estás mojada. La ranita contesto – ¡Jo!!, burrito. Tú no serás Platero, ¡qué listo! Ahora te has dado cuenta de por qué las ranas no necesitan bañador.

 

 

David

El vago

Tenía un compañero en el colegio que siempre se excusaba para no hacer nada. Un día, en clase de gimnasia el profesor le pidió que corriera, pero él se excusó diciendo que no tenía zapatillas. Y el profesor le contesto: – Las ranas no necesitan bañador.

 

 

Anyelino

La rubia y la morena

Ese sábado de verano, la zona de bares en la playa estaba saturada. Mi amigo y yo conseguimos un hueco en el fondo de uno de los bares, junto a los servicios. Salieron dos chicas guapísimas y no tardamos en entablar conversación. Venían de Vitoria para disfrutar de unas semanas de vacaciones.

Finalmente, en la playa admirábamos el amanecer. La morena me susurró:

– “¡las ranas no necesitan bañador!”

Así que colorín colorado, este cuento se ha acabado.

 

 

Fukymuky

 Talla XL

– ¿Crees que las ranas no necesitan bañador?

– ¡Pregúntaselo a ellas! ¡Yo soy un burro y uso calzoncillos talla XL!

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress