Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 7 de junio de 2017
Iniciativa del Colectivo Indignado

"Sueños ahogados" a orillas del Pisuerga

Noticia clasificada en: José Ramón Sánchez

El Colectivo Indignado de Valladolid trabaja desde 2016 en diferentes proyectos de concienciación sobre la situación actual de millones de refugiados en el mundo. Amparo Morán, miembro de la plataforma, habla sobre diferentes temas que les preocupan así como la última iniciativa llevada a cabo en la ciudad: "Sueños Ahogados".

José Ramón Sánchez

 

 

 

A veces hay que hacer acciones para que el mundo y los gobiernos se enteren de las diferentes injusticias que vagan por este planeta en el que vivimos.

 

El pasado 27 de mayo, el Colectivo Indignado de Valladolid llevó a cabo una performance (representación de carácter vanguardista) en forma reivindicativa, dentro de los actos del Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle, para denunciar y hacer ver al gobierno las injusticias que se cometen con los refugiados. Tomando como referencia los cinco mil ahogados que aparecieron en las playas europeas en el 2016, pidieron la participación de al menos este mismo número de ciudadanos dispuestos a tumbarse en la playa de Las Moreras para la representación.

 

Con tal motivo, charlamos con Amparo Moral Martín, miembro del Colectivo Indignado y encargada de la comunicación. Además colabora con los demás integrantes en el diseño de carteles y la realización de acciones.

 

Amparo comenta que la inciativa nace para sensibilizar a la población sobre la situación de los refugiados en el mundo. “En el año 2016 aparecieron unas cinco mil personas en las playas del Mediterráneo y nos pareció oportuno hacer algo para que la gente no lo olvidara. La tendencia de los medios de comunicación es dar la noticia y luego olvidarla y  nosotros no queremos eso, queremos seguir acordándonos de todas esos refugiados y su familias  muertas que huyeron de un conflicto armado e intentaron llegar a las costas europeas”. En el marco de esta iniciativa, no ha habido experiencias previas, es la primera vez que se ha intentado reunir en la playa a muchas personas que muestren su rechazo contra las políticas europeas de migración.

 

 

“En el Colectivo Indignado, hemos hecho propuestas y salido a la calle para sensibilizar y denunciar. Empezamos el año pasado en la Cúpula del Milenio: recogimos enseres, hubo conferencias, etc. El pasado mes de marzo dimos conferencias sobre derecho humanos. De este modo, pensamos que las reivindicaciones, también se pueden hacer desde la cultura y aprovechamos la invitación que nos hizo Javier Varillas, el director del TAC”, explica.

 

A la hora de acudir al ayuntamiento para pedir los correspondientes permisos y hablar con el alcalde, comenta que “no tuvimos ningún problema y al regidor Oscar Puente le pareció muy buena idea”. Los únicos permisos que necesitaron fueron los de la ocupación de la playa durante dos horas. “son los gobernantes los que deben de dar los espacios para que la ciudadanía civil se reivindique”, continúa argumentando Amparo.

 

Para apuntarse, había que hacerlo a través de Eventbrite, una aplicación para la organización de eventos, que era simplemente para que ellos llevaran un control y un conteo. Sin embargo, han visto que las personas no se veían con la necesidad de apuntarse: el día de antes tenían unas 600 personas apuntadas y en el evento contabilizaron unas 1.500 aproximadamente. “Esperábamos cinco mil, una persona por cada refugiado fallecido, pero no importa tanto el número como la intención con que se haga”, añade.

 

 

¿Quiénes son el Colectivo Indignado?

 

El Colectivo Indignado lo forman amas de casa, profesores, estudiantes, vecinos y vecinas de Valladolid. Para apuntarse tienen el correo electrónico colectivoindignadovalladolid@gmail.com, Facebook y Twitter. Se reúnen en la plaza Fuente Dorada en verano y en la Universidad de Valladolid en invierno. No reciben ningún tipo de subvención, aunque alguna vez si que cuentan con ayuda como el camión de la performance de “Sueños ahogados”. Son personas que se reúnen de manera asamblearia y colaborativa.

 

El colectivo lo integran personas voluntarias que salieron del 15M, otras personas de otras asociaciones y ONGs. “Nacimos al principio de 2016, a raíz de ver que la situación de los refugiados no estaba siendo enfocada adecuadamente ni por los medios, ni por la sociedad civil. Vimos la necesidad de un colectivo o una organización que cubriera a los refugiados y a partir de ahí se empezaron a tomar iniciativas a favor de las personas refugiadas”, explica Amparo. “Somos un grupo único, pero también hacemos diferentes actividades con otras plataformas como Procomar Valladolid Acoge o Bienvenidos Refugiados”, añade.

 

 

Una forma de colaborar con ellos, es informarse de forma veraz y comentar en el entorno la situación, porque el boca a boca también llega. “Es no tener miedo de hablar de estas cosas, aprovechar cualquier ocasión”, dice, “no se nace con odio, a veces no se dice nada por miedo a la xenofobia. Lo peor es la indiferencia que se pueda tener sobre el tema. También tenemos que aprender a tratar a los demás como a uno mismo. En esta sociedad, muchas veces uno se mira su ombligo olvidándose del otro”.

 

En julio también formarán parte de una caravana a Melilla para denunciar las políticas migratorias y de asilo de la Unión Europea y del estado español: “estamos viendo que en esa zona se están vulnerando los derechos de las personas que intentan entrar en Europa, y en particular personas de raza negra que por su color no pueden entrar de una manera digna y tienen que saltar unas vallas. En pleno siglo XXI es lamentable.”, explica Amparo. Esta caravana parará en Madrid y Sevilla donde tendrán diferentes reuniones.

 

 

Valladolid Derribando Fronteras

 

“Valladolid arrastra un lastre de ciudad reaccionaria, cerrada a actividades solidarias, cuando en realidad no es así. Hay muchos colectivos que trabajan por los derechos humanos. Los primeros objetivos que tenemos son la sensibilización, la protección y el drama de las personas refugiadas, pero a la vez también romper ese lastre de la ciudad y dar una imagen voluntariosa, solidaria y de acogida porque muchos vecinos de Valladolid esperan con los brazos abiertos a que las personas que huyen de la guerra se puedan refugiar en la ciudad. Además, hay instalaciones y medios”, comenta sobre la iniciativa solidaria Valladolid Derribando Fronteras.

 

Las dificultades con las que se encuentran los refugiados cuando vienen a Europa son sobre todo burocráticas. “Se trata de una especie de bloqueo que dura años y produce mucho desgaste. Hay muchísimas dificultades y no se reciben el número de refugiados que correspondería a este país. España está haciendo de tapón para impedir la entrada de las personas que vienen sobre todo del África subsahariana, y recibe fondos para impedir esa entrada. Algunos países practican las devoluciones en caliente que están prohibidas por el derecho internacional y no se puede devolver a una persona de esa manera sin saber si es refugiada, si es meritoria de la ayuda de la comunidad internacional o si está pidiendo asilo”, sigue argumentando.

 

En la provincia también ha habido una investigación realizada por el Voluntariado de la Universidad de Valladolid que demuestra que en la zona norte, en Mayorga, hay una densidad de siete habitantes por kilometro cuadrado y la población está muy envejecida. “Allí la población estaría dispuesta a recibir familias refugiadas. Es una incongruencia que estas personas quieran acoger para llenar los colegios con niños, repoblar la zona y no puedan porque el gobierno no ayuda a llenar esos municipios. La Diputación dice que está dispuesta a colaborar y la Junta también, pero las personas no llegan”, sigue comentando, “tienen a familias que han ofrecido ayuda con casa y trabajo para los refugiados pero el año pasado no concediron ningún estatuto de asilo por motivos humanitarios”.

 

 

Desde el colectivo esperan que los gobiernos cumplan con el compromiso que firmaron, entre ellos el nuestro. “Los gobiernos se han repartido una cuota de población de refugiados. A España le correspondieron 17.337 refugiados, de los cuales, a día de hoy, han llegado 1047, ni el 0,7 % de lo establecido y en septiembre finaliza el compromiso. Solamente pedimos al gobierno que cumpla con la ley que pone en práctica y luego no cumple”, continua argumentando.

 

 

Crisis social

 

Respecto a la visión que se tiene de los refugiados en España, Amparo señala que el mayor prejuicio que existe es que “son terroristas” y señala a los medios de comunicación como una parte responsable de estos pensamientos. “Yo he estado en los campos de refugiados y he visto a ancianos, niños, personas que han huido de su país porque sus casas han sido bombardeadas con armamento fabricado en Europa, la Europa de los derechos humanos, la de la fortaleza, la que tiene ciudadanos de primera pero que no acepta a otros que no tengan su propia identidad. Además de la creencia de que son terroristas, también son rechazados por xenofobia, cultura distinta a la nuestra, e  indiferencia. Les diría a esas personas que recuerden que hace 78 años, aquí en España hubo una guerra y hubo muchos represaliados que tuvieron que huir”, argumenta.

 

Hay una gran parte de la población sensibilizada con los derechos humanos y la situación de las personas refugiadas, pero también “existe una manipulación por parte de los medios y un adoctrinamiento que hacen que muchos sean reticentes a la hora de recibir a personas refugiadas”, añade Amparo. Asimismo señala que “si los medios mezclan noticias de refugiados con noticias de terrorismo, se crea la falsedad de que los refugiados alguna vez son terroristas y nosotros tenemos que hacer ver que esto no es así. Para desmontar este pensamiento es bueno ir a un campo de refugiados”.

 

Para concienciar sobre esto, Amparo apela a la necesidad de una búsqueda de información veraz “ya que los telediarios y los medios de comunicación tienen una intencionalidad, efectivamente se dice que son víctimas, pero no se dice que es por una guerra que está provocada por intereses, ajenos al país, por empresas trasnacionales. Los sirios tienen la mala suerte de estar en zonas interesantes para muchas empresas, Son guerras económicas, externacionalizadas donde las víctimas es la población civil siria, que no puede salir porque no tienen los medios económicos”.

 

Uno de los pilares básicos del cambio de actitud para Amparo es la educación. “Hay que enseñar desde la infancia a ser respetuosos, a colaborar, a aceptar a los demás. Somos de la misma especie y somos capaces de hacer las mismas cosas. Es una oportunidad que tenemos de no ser unos simples seres que nacemos, nos reproducimos y nos vamos, y esa oportunidad nunca habría que desaprovecharla.”

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress