Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 13 de junio de 2017
Alumnas del IES Delicias

Pintando con Manolo Sierra

IES Delicias

 

Paula Labajo

 

 

 

Tener la oportunidad de ver trabajar a una persona con tanto prestigio a nivel nacional e internacional como lo es Manuel Sierra es una experiencia única y de valorar. Que sin ningún tapujo y con palabras claras, incluso para hablar de términos técnicos, te explique lo que está haciendo en cada momento como si se tratase de una clase magistral sobre su técnica y obra no tiene precio.

 

Personalmente, pensaba que iba a tener que escuchar y atender a un señor mayor con aires de superioridad que nos hablase sobre lo importante y maravilloso que es como muralista y pintor y, afortunadamente, no ha sido así. A pesar de ser tan reconocido y tener cierta fama es una persona humilde y carismática. Antes de tener esta actividad me informé de quién era y qué hacía y he de admitir que me entró cierto nerviosismo ya que en cuanto comienzas a ver todo lo que ha hecho y todas las experiencias vitales que ha tenido te empieza a imponer su figura, pero en el momento en el que charlas con él esta sensación se pasa de inmediato.

 

Los alumnos del IES Delicias estamos realizando un mural de temática ecologista y medioambiental. La actividad  con Manuel Sierra consistía en compartir con el artista el proceso de insertar su pintura en lo que ya estaba iniciado en el muro de nuestro instituto. La obra es una calavera enorme de tez blanca amarillenta de la cual salen unas ramitas verdes y encima de ella se sitúa un pájaro con los colores de la bandera tricolor. El fondo tiene un suelo amarillo indicador de peligro y la silueta en negro de una ciudad industrializada. Está realizado con pinturas acrílicas y pinceles muy sencillos. Se basa en líneas que marcan el contorno de las figuras, colores vivos y sombras sencillas para dar volumen. El mensaje que intenta transmitir es claro y directo: una señal de advertencia  de lo que nos espera si no conseguimos acabar con todo el desastre natural que nos rodea.

 

 

Mi idea en un principio era hacerle un par de preguntas sobre su obra y vida y dejarlo ahí, pero a medida que se iban sumando mis compañeras a la charla iban saliendo temas realmente interesantes de los que hablar. Yo, que vivo al lado de uno de sus murales, tuve que preguntarle sobre qué significan esas esferas que coloca en todas sus obras. Su respuesta fue que no significan nada, que su única función es la de crear volumen y a la vez dar un poco de intriga sobre cuál es su significado, y ya os digo yo que cumplen esa función.

 

Sabiendo que tiene su taller en Simancas y que ha formado parte del Grupo de los Sesenta le pregunté sobre la importancia que había tenido ese grupo y lo que queda ahora de todo ello. Él dijo que realmente eso había sido centro de un gran e importante movimiento artístico pero que, actualmente, el único que sigue ejerciendo es Félix Cuadrado.

 

Después mis compañeros empezaron a hablar y preguntar si es posible que algún de sus murales no tuviesen ideología y él nos respondió diciéndonos que la ideología está incluida en todo, incluso en las matemáticas. Poco a poco nos empezó a contar su vida: que él realmente no tenía ningún tipo de formación artística y que lo que estudió fue Derecho debido a que honraba la figura de su padre que había sido juez o incluso que en tiempos de Franco se pasaba sus temporadas en la cárcel. Todo esto contándonoslo con humor y gracia. De hecho mis compañeras le comentaron que su obra era de carácter renacentista debido a sus características. A modo de broma, él puso mucho interés en saber cómo habían llegado a esa conclusión. Y de primera mano sé que ahora tiene unas cuantas admiradoras.

 

Es un placer escuchar hablar sobre sus andanzas a un hombre tan trabajador que incluso a pleno sol no paraba de pintar por miedo a que pasara cualquier incidente y no pudiera terminar. Ojalá más artistas se presten a este tipo de actividades porque ciertamente es una manera preciosa de transmitir conocimientos y pasar una mañana instructiva e irrepetible.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress