Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 23 de junio de 2017
Preguntas sin respuesta

Preguntas en vida

Noticia clasificada en: Alfil Negro

Alfil Negro

 

 

 

–– Prólogo
Dicen que el colmo de la paciencia es meter una zapatilla en una jaula y esperar a que cante. Otros dicen que es la madre de todas las ciencias. Yo me he llegado a plantear que la impaciencia es un mecanismo de supervivencia que la especie humana tiene grabada en los genes.

 

 

–– ¿Qué? ¿Por qué? ¿Para qué?
Preguntas, toda la vida haciéndonos preguntas, ese es el precio de la evolución. Pero, ¿para qué? si luego mirándome hacia adentro no soy más que un amasijo de huesos, músculos, fluidos y vísceras como los de cualquier animal. Un cordero abierto en canal y expuesto en una carnicería no difiere mucho de lo que llevo yo dentro, solo el tamaño. Tan solo me diferencia de él que yo creo que soy y él no sabe qué es. Puede ir directo al matadero y no se le quitarán las ganas de comer. En cambio yo no tengo ganas ni de vivir, qué paradoja, y todo porque él no sabe qué es y yo sí.

 

 

–– ¿Dónde vamos? ¿De dónde venimos? ¿Qué es la vida?
Los miedos ancestrales siguen en el subconsciente colectivo tan fuertes como siempre, pero al más saber más temor, ¿o más resignación? Qué fácil los devotos de dioses y vírgenes, qué pena que al final no sepan que estuvieron engañados toda su vida, que no hay nada después de su esperado paraíso y que su temido infierno estaba en su mente, en esa masa gelatinosa llamada cerebro donde todo sucede en sus vidas. Sus errores, sus aciertos, su dolor, su placer, el odio, el amor. El tirano dictador que nos dirige allá donde vayamos. El problema no nos espera, aparece de la nada.


El tiempo, ese que me machaca todos los días, ese tiempo. Solo él puede darme otra oportunidad, pero también puede que no.

 

 

–– ¿Quién fui? ¿Qué soy? ¿Qué seré?
Cuánto camino me queda, conseguiré mi última meta o lo que me queda ya es en diferido. Un borrón mancha una página, pero no debería ajar toda una obra, toda una vida.
La vida nunca es justa, esa lección no la enseñan en la escuela. La vida es un viaje en el tiempo y el tiempo te devora, te carcome, te disipa. Algunas noches miro al cielo estrellado y me digo: no soy nada.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress