Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 28 de junio de 2017
Relatos micropresos

Cantar bajo la ducha

Alfil Negro

El día después

Darío se despertó. No era un día cualquiera, había llegado su hora, la de los valientes. Se levantó y miró por la ventana. La luna era la de siempre, pero le resultó distinta, parecía sonreírle. Esa misma luna que tantas noches le hizo compañía.

Se contempló en el espejo, sus sienes plateadas constataban el paso del tiempo.

No hizo la cama. Ya no hacía falta, ese taciturno colchón no sufrirá más pesadillas. Encendió la radio, sonaba una canción de los Rolling, preparó su mejor ropa, se desnudó y se dirigió a la ducha, pulsó el botón, cerró los ojos y empezó a enjabonarse. Estaba tenso, el agua caliente le relajó un poco. A su mente le vino un recuerdo de su niñez, una muñeca sin brazo y un solo ojo, en la orilla del mar. Qué historia tendría, algún día ese juguete roto fue la ilusión de una niña que la cuidaría y abrazaría y juraría no abandonarla nunca. "¡Pobre muñeca!", exclamó Darío. Se sentía como ella: desnudo, mojado y roto, pero hoy sería libre. Darío cantaba bajo la ducha.

 

 

David

Mi espectadora

Me giré y tenía una espectadora al otro lado de la cortina:

– ¿Qué haces aquí?

– No sólo venía a…

– Ya se yo, a pegarme un susto.

– No, sólo vengo a oírte cantar bajo la ducha.

– Bueno entonces dime. ¿Qué quieres que te cante?

Y así me pasé la tarde cantando todo un repertorio hasta que mi piel se quedó completamente arrugada.

 

 

Falta

Acababa el día donde los sueños se entremezclan con la esperanza, y no hizo más que cerrarse la puerta cuando empecé a cantar bajo la ducha. Esa misma canción que tantas veces canté a quien habita en mis sueños. Me pregunto, si en sus sueños me oye cantar.

 

 

El Gallén

Efímera existencia

Wilie solía tener, un trabajo, una chica, que le quería y un grupo de amigos algo locos y estudiaba para superarse en la vida. Motivos suficientes para vivir feliz. 

Hoy no tiene ni trabajo, ni chica y esos amigos desaparecieron pasados dos meses de su encierro. Pero Wilie aprendió que solo se necesita a sí mismo para ser feliz y ahora día a día le canta a la vida en la ducha.

Lo que quería ser. Un niño a los 5 quería ser abogado, a los 10 futbolista, a los 15 actor porno, a los 20 youtuber. Pasado tanto tiempo y viéndose envuelto en muchas situaciones, hoy le bastaría con ser libre para cantar en la ducha y ser feliz.

 

 

Dancer

Psicosis 2

Siempre a la misma hora la vecina de arriba se quejaba por los canturreos de la de abajo. "Es insoportable. ¿No podría cantar más bajo?"

Mientras, la joven cantaba bajo la ducha. Una noche, un grito sobresaltó a la vecina: "¿Se habrá caído bajo la ducha? No caerá esa breva…"

Al día siguiente el periódico anunciaba: Como se de una película de Alfred Hitchcock se tratara mujer es asesinada bajo la ducha.

 

 

Mario

Para ti

En la tranquilidad del vecindario, se oía a lo lejos. “Ese pastel, es para ti. No es para mí, siempre ha sido tuyo, no estás enterado de ello”. Así cantaba, así canta la novia bajo la ducha.

Tenía buena voz, los acordes y las notas muy bien estructuradas. Le pedí que siguiera cantando, pero no fue posible convencerla y tuve que marcharme.

 

 

Marcelo

La ducha y la comida

No era un día especial, era un día más en mi condena en La Moraleja. Después de jugar un partidillo de fútbol me dio por cantar bajo la ducha. Mi cuerpo está preso, pero mi mente no. Me sentía bien, porque la semana que viene comunico con mi familia. Bueno, llega la comida y no hay ninguna sorpresa. Si, una sopa triste, sopa (por llamarlo de alguna manera) y un cacho de carne con patatas.

-Un compañero me dice: “Esto que es, de rinoceronte ¿no, Marce?

Yo me río. Con la misma cojo el pan y la fruta y vuelco la bandeja en la basura. No soy escogido para la comida pero esto me parece una pasada. Además no es un día sólo, sino que es un día tras otro. Si no tuviera algo de peculio, me medio moría de hambre. Me subí para el chabolo y pensé: "con lo contento que estaba en la ducha…"

 

 

Fukymuky

Salud

-Es como cantar bajo la ducha. A escribir se aprende escribiendo, a cantar canto, y a cagar cagando.Por eso me limpio el culo con “ESCOTEX” ¡Salud!

¿Cantar?

-¿Cómo te llamas guapa?

-¡Me llamo Cantar!

-¿Cantar?

-¡Cantar bajo la ducha! -¿Y tú?

-¡Yo me llamo Me!

-¿Me….?

-¡Me Tocas Los Huevos guapa! “No te digo”.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress