Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 31 de julio de 2017
Relatos micropresos

¡Qué bien que está José Manuel!

Noticia clasificada en: Alfil Negro El Gallén Fukymuky Mario

Alfil Negro

El año se va

No lo entiendo: si todos los caminos llevan a Roma, entonces ¿cómo se sale de Roma? Dicen que los agujeros negros tienen singularidad. Qué bien suena, será que no son plurales.

Dicen que el sol sale todas las mañanas por oriente, pero es la tierra la que se mueve. ¡Qué lío!

Pobre poeta que acabó delirando mientras recitaba versos de amor a una pared de un manicomio.

Y el pobre Don Quijote, que recobra la locura justo antes de morir, ¡qué faena! Mejor vivió Sancho rodeado de panes, vino, queso y placeres terrenales.

Qué poco me gusta el mundo actual: que pare, que yo me bajo.

Hoy tengo una deuda penitenciaria, pero qué bien: qué bien que está José Manuel.

 

 

Fukymuky

Querida vida

Dueñas, 27 - XII - 2016

Querida vida:

Aquel grupo humano había quedado en reunirse en la guardería para disfrutar, para relacionarse, para sentirse… El día acordado llegó y todos ayudaron. Cocinaron, pusieron la mesa y los platos y acondicionaron el lugar. Mientras degustaban aquel cocido que había traído Iñaqui, alguien exclamó:

– ¡Qué bien que está José Manuel!

Mientras éste se llevaba a la boca una cucharada de garbanzos.

Yo estuve en esa comida y nunca hubiese imaginado que un preso y un funcionario pudieran comer del mismo plato.

Atentamente,

Fukymuky

 

 

El Gallén

El deseo de la abuela

Llegó la abuelita con su nieto al súper a hacer la compra para la cena navideña: carnes y regalos de última hora. Al terminar, le dice la cajera.

– ¡Caray, doña Lucía!, qué bien que está José Manuel para que le ayude a cargar la compra.

Salieron del súper y al llegar a casa la abuelita le dice a su nieto.

– Tengo tu regalo y te lo voy a dar porque mañana no sé si estaré.

Fue hasta su habitación y volvió con un paquete muy bien envuelto. José Manuel, en su curiosidad, lo sacudió pero no sonó nada. Lo abrió y reveló un jersey y un par de fotografías de su abuelo usando uno parecido. Su abuela le había regalado un jersey que perteneció a su abuelo, y le dijo.

– Te lo doy a ti porque eres, de todos mis nietos, el que más se parece a tu abuelo y quería vértelo puesto.

José Manuel se puso el jersey y su abuela disfrutó tanto al verlo que se percibía un brillo en su mirada que pocas veces se veía.

Al día siguiente, la abuelita no despertó de su sueño, pero el deseo de ver a su esposo reflejado en su nieto José Manuel, no se quedó en su imaginación.

 

 

Mario

¡Qué bien que está José Manuel!

En un parque sentado, veía ir y venir a muchas personas con prisa. A lo lejos, se oyó una voz femenina.

– ¡Qué bien que está José Manuel!

En seguida vino a mi mente la imagen de la persona que conozco que también se llama así. Seguro que no se trataba de la misma persona, y mucho menos con esas cualidades en un hombre: serio, tranquilo, responsable y dispuesto a colaborar según sus posiblidades.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress