Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 5 de septiembre de 2017
Desde hace 14 años en la Asociación de Mujeres "La Rondilla"

Escuela de verano para la integración y la diversión

Con la llegada de septiembre, la escuela de verano de la Asociación de Mujeres "La Rondilla" ha cerrado sus puertas. Durante los meses de julio y agosto, esta entidad ha realizado diferentes actividades con niños y niñas de 15 nacionalidades distintas a los que ayudan a "culturizarse el alma", algo que llevan haciendo 14 años.

José Ramón Sánchez y Eva María González

 

 

 

La Asociación de Mujeres "La Rondilla", en Valladolid, organiza cada año una escuela de verano, en la que niños y niñas de 3 a 11 años y de varias nacionalidades se benefician de actividades adecuadas para ellos.

 

En una charla con Elena de la Fuente Estébanez, miembro de la Asociación, comentó el sentido de la escuela de verano y en qué momento se creó. ”La escuela infantil de verano nació hace 14 años con la idea de dar cobertura a los niños, hijos de emigrantes, que se quedaban solos en casa porque sus padres trabajaban y no tenían a nadie con quien dejarles. Además en aquel momento las instituciones no habían comenzado a moverse respecto a este tema y los motivos de las madres coincidían con los de la asociación. Ellas, al no tener donde dejar a los chavales cuando van al trabajo, pueden acudir a la escuela, pero también tenemos algún niño que, aunque sus padres no trabajan, conviene que estén aquí dada su situación familiar”, apunta Elena.

 

Este año, la escuela de verano ha contado con 94 niños y niñas de 15 nacionalidades distintas: Brasil, Bulgaria, Republica Dominicana, Colombia, Portugal, Francia, Marruecos, Iraq,  Egipto, España, Filipinas, Ecuador, Bolivia, Perú y Estados Unidos. En el año 2003, la actividad comenzó con 24 niños y ahora, entre los que atienden, también se encuentra alguno con discapacidad intelectual, además de estar abiertas a atender a otras discapacidades dentro de sus posibilidades pues, según Elena, “en el centro cívico tenemos ascensor que facilita la entrada”.

 

 

Las actividades en verano

 

Los niños y niñas pagan una pequeña cuota dentro de sus posibilidades economicas y las actividades las preparan entre las monitoras de la escuela, contratadas por la Asociación puesto que no reciben ninguna subvención, y la propia Asociación de Mujeres. Entre ellas hay profesoras de Educación Infantil, monitoras de ocio y tiempo libre y trabajadoras sociales. Los grupos están distribuídos en infantil, primera etrapa de primaria, 1º y 2º; y segunda etapa de primaria, 3º, 4º y 5º. Cada uno de ellos mantiene su calendario de actividades semanalmente y los talleres están coordinados por ellos mismos porque hacen actividades distintas, como por ejemplo salir todos los días al parque de La Ribera. “No pedimos requisitos a la hora de entrar en la actividad, solo en algunos casos cuando los niños son muy pequeños. Si estuviéramos subvencionadas y contásemos con más personal, no nos importaba estar con ellos", añade Elena.

 

El horario que han tenido en la escuela de verano se dividía en apoyo escolar por las mañanas, y así hacer un repaso del curso, después bocadillos y juegos. Más tarde han tenido diferentes talleres donde, en algunos casos, cambian de actividad como ir a la piscina o visitar la casa Zorrilla, el palacio de Fabio Nelli y un día estuvieron en santander. "Hubo niños que habían ido alguna vez, pero otros ninguna así que fue un día muy bonito de conviencia que compartiron con sus madres", cuenta Elena. Asimismo, una vez a la semana cada grupo sube a la biblioteca para fomentar el hábito de lectura. En años anteriores, también han tenido apoyo escolar por las tardes pero este no ha sido posible por falta de economía. 

 

La escuela de verano también cuenta con unas reglas que han de seguir los niños y las niñas durante todo el verano y que funcionan muy bien. “Son las normas de convivencia, valores y civismo”, termina Elena. Ahora que está a punto de acabar el verano, seguro que este grupo de mujeres mirará con orgullo la tarea a la que contribuyeron con su esfuerzo.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress