Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 6 de septiembre de 2017
Inane

La desaparición del pensamiento

Noticia clasificada en: Alfil Negro

Juan José Millás


La desaparición del pensamiento no es como un corte de luz. Se produce de forma escalonada, para evitar el susto. Hoy se suprime el latín, mañana la lógica, pasado mañana la literatura… El caso es que un jueves, por lo que sea, tienes necesidad de usarlo y no lo encuentras. A ver, haces memoria, para recordar la última vez que pensaste, como cuando extravías las llaves, pero no eres capaz de recordarlo. Tiene que estar en alguna parte, te dices, y vas de un lado a otro de la casa, o de la bóveda craneal, buscando el pensamiento. Como has dejado la tele encendida, para que te haga compañía, escuchas a lo lejos los obuses emocionales que llueven sobre los asistentes a los mítines de los partidos políticos. Necesitas el pensamiento para defenderte de esas soflamas, pero al final, rendido, te dejas caer en el sofá y escuchas tú también el mitin con el gesto con el que en un tiempo remoto escuchabas un discurso racional.


Al principio, la ausencia del pensamiento se percibe como una amputación. De hecho, hay quienes lo sustituyen con un pensamiento fantasma, como al que le cortan una pierna. Eso dura lo que dura porque el pensamiento fantasma duele tanto como el real, pero no soluciona nada. Tarde o temprano, en fin, se acaba prescindiendo también de él y un día, sin saber cómo ni por qué, te encuentras abriendo el periódico por la sección de Gente, donde te engolfas con las disputas posconyugales de Brad Pitt y Angelina Jolie, a las que se les puede sacar su punta filosófica, no creas. Lo que te ocurre a ti, le ocurre al mundo en general, por lo que no te sientes un bicho raro ni nada parecido. Instalados todos en la opacidad mental, ya estamos listos para firmar donde sea menester. O para votar al más inane.

 

 

Alfil Negro

 

No creo que el pensamiento desaparezca, la cuestión es la calidad no la cantidad, pues pensar por pensar y no llegar a ninguna parte puede ser devastador. Cuando no se puede hacer nada, ¿de qué vale ya pensar? La vida suele ser aburrida tanto si piensas como si no.


El mundo está lleno de inanes: es más fácil vivir con los ojos cerrados y los oídos tapados. Solo hay que ver los
telediarios para sentirse un poco mejor. Pero mal de muchos, consuelo de tontos.


De los grandes pensadores nadie se acuerda. Si le preguntaras a mil adolescentes al azar sobre quién era Sócrates, más del 50% contestaría que no sabe - no contesta y el otro 50% diría que un futbolista brasileño o un cantante de reggaeton.


El mundo es una castaña, pero una castaña podrida. El autoengaño es un mecanismo para no pensar, pero la mente no tiene vacaciones y hasta soñando se desatan los más bajos pensamientos. Por eso están de moda las pastillas para no pensar. La gente se apoltrona en el sofá viendo programas como “Gran Hermano”, “Cazamariposas” y “Sálvame Deluxe”.


Libertad de pensamiento. Qué bien suena, bueno, dicen que es lo único que no pueden quitarnos. Yo tengo serias dudas, de pensar sí, pero de expresarlo. Además, cualquier pájaro elegiría la sartén a la jaula.


Hay un tópico que dice que “cualquier tiempo pasado fue mejor”, pero la lógica y la razón lo desmontan. Simplemente por estadística en la pirámide de la vida.


Pensar en el pasado siempre duele. No podemos arrepentirnos del futuro. Los humanos erran, pero también lo hacen los animales. Que se lo digan al ratón que se deja atrapar por el mochuelo. Lo malo del hombre es que no hace falta que tenga al león en frente para temerlo, solo con imaginárselo ya basta. Por eso, las cebras no tienen úlcera.


Como decía Loquillo: “no hables del futuro, es una ilusión”. Hacer planes sobre futuro es complicado por la caducidad del ser. Hacen falta medios, sobre todo dinero.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress