Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 9 de octubre de 2017
Relatos micropresos

Las rosas se podan en enero

Noticia clasificada en: Alfil Negro El Gallén Fukymuky Mario Travis

Alfil Negro

Mi flor

Nunca me han gustado las flores, será porque se regalan a los difuntos. Mejor a los vivos y con vino.

A las niñas les gustan, lo sé porque un día me pediste una rosa al pasar por un jardín.

La cogí, me pinché y te la regalé con un beso, y te dije para qué quiere la flor más bella una flor y tú te reíste. Te abracé y me cogiste el dedo, te preocupaba que me hubiera pinchado. Aún lo recuerdo, hoy te diría que las rosas se podan con cuidado. 

Si pudiera regalarte un olor elegiría el jazmín, por el color la amapola, por su forma el tulipán, y por el dolor una rosa, por el dolor de no regalarte otra.

 

 

Fukymuky

El capítulo

Jazmines, violetas, claveles, pensamientos, margaritas…

Sus flores alegraban la vida de aquel jardín. Las mimaba, las regaba, las alimentaba. 

Un día, al llegar al jardín, descubrió a su hija muerta entre las flores. “¡Las rosas se podan en enero y a la mía la habéis arrancado de la tierra antes de tiempo!” –dijo el hombre.

Lloró amargamente mientras llevaba en los brazos el cuerpo de su hija.

“¡Este ha sido el capítulo 112 de la novela radiofónica Las flores que no sabían amar!”

 

 

Mario

Olor a rosa

Es un buen vecino, murmuraban los vecinos viendo pasar a Juan Francisco. Los más cercanos le decían simplemente Juanfran. Y un niño le preguntaba 

–– ¿A dónde vas? 

–– A donde tú no puedes ir, le dijo al hombre.

Paso a paso se acercaba al rosal, veía flores de variados colores y sentía fragancias muy agradables que le traían recuerdos de su exmujer, y para sí se decía: “era como una rosa”. Para pasar página, decidió podar las rosas antes de tiempo. El rosal desapareció de su mente.

 

 

El Gallén

Sin lamentos no se reflexiona

Me levanto por la mañana, abro mis ojos y lo primero que veo es la sonrisa de mi hermana abrazada a mi sobrina. Luego se me vienen a la mente pensamientos de recuerdos de cuando era niño y nació mi sobrina tan hermosa y verla lo grande que está hoy. Ahora tengo casi dos años preso y ella crece y crece, hermosa como una flor. Enciendo la tele y veo un hombre en el campo podando las flores. Me imagino que será para que crezcan más bonitas y pienso cómo pudo haber sido mi vida si el destino no me hubiera cortado las alas y hubiera contado con suficientes recursos para estudiar y salir adelante. 

Después pienso, “¡Bahhh! Si hubiera pensado bien las cosas, ahora no estaría aquí. Así que mejor no lamentarme y ver qué sale positivo de todo esto, porque si del estiércol hacen abono, pues de las malas vivencias adquiero experiencia”.

 

 

Travis

Enamoré

De las rosas que podé en enero, hice un bonito ramo para regalárselo a una hermosa chica que me enamoró el primer día que la conocí en un parque lleno de rosas.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress