Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 26 de octubre de 2017
En colaboración con la Asociación El Puente

Social Clown - Kamtxatka utiliza el teatro foro para dar visibilidad a problemas del día a día en salud mental

Noticia clasificada en: José Ramón Sánchez

José Ramón Sánchez

 

 

 

En el curso de una enfermedad mental, influye de una manera transcendental cómo se actúe con la persona que la sufre, porque la forma de tratar a los demás puede dejar huella.

 

Los profesionales de Social Clown - Kamtxatka junto a varios integrantes de la Asociación El Puente estuvieron el pasado viernes 20 de octubre en la plaza España ofreciendo un espectáculo de teatro foro con motivo de la celebración de los actos del Día Mundial de la Salud Mental. En el I Teatro Foro Clown mostraron diferentes situaciones cotidianas que tienen como objetivo crear un debate y que estuvieron centradas en el ámbito laboral, ya que el lema de este año es "Trabajar sin máscaras. Emplear sin barreras".

 

Una de las causas que produce el desánimo de las personas es precisamente que se les nieguen sus derechos fundamentales, como el derecho al trabajo. En plaza España tuvo lugar una representación teatral sobre una entrevista de trabajo y las consecuencias que el resultado tuvo para la familia. Hubo tres escenas, la primera trataba de la sala de espera del empresario, en la cual nuestros personajes se ponían un poco nerviosos por la espera. La segunda era la propia entrevista, en la que el empresario, un personaje borde, mandaba salir a su secretaria para que solo escogiera a uno para la entrevista, echando así a los demás a la calle.

 

El escogido para la entrevista fue Agapito, con problemas de salud mental, a quien se le negó el puesto de trabajo con la escusa de "ya te llamaremos", y la última escena fue en el hogar donde nos mostraba a la mujer esperándole junto a su hijo, un auténtico "pasota" de la situación, solo le preocupaba su ombligo. Cuando el hombre llegó a casa; cabizbajo, triste y con ganas de irse a la cama, en vez de animarle y apoyarle, su mujer le gritó, le regañó y le dijo que estaba harta de él y del niño. 

 

La segunda parte del espectáculo consistía en que una persona del publico podía parar la escena, para que ella misma acabara la acción como pensaba que era lo mas adecuado. Hubo dos cambios: primero el empresario por el que entró una chica, la cual acabó contratando a Agapito. Después en la escena del hogar, donde se cambió otra chica por el hijo. Esta vez la hija ayudaba a su madre en las tareas hogareñas y cuando el padre llegaba le intentaba animar. En cambio, la madre seguía con la misma actitud, sin que nadie se cambiara por ella.

 

 

Análisis

 

Analizando la actitud de los personajes, se vio claramente el comportamiento de cada uno: el despotismo del jefe, al que solo le importaba la marcha de su empresa, el pasotismo del niño, como el de muchos adolescentes en nuestros días y la claudicación de la mujer.

 

En mi opinión, para Agapito, el ambiente de su hogar no era el más adecuado, porque su mujer no se ha preocupado de informarse sobre la enfermedad de su marido. La falta de conocimiento e información de las cosas nos puede pasar una muy mala factura.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress