Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 12 de diciembre de 2017
Relatos micropresos

Llamada de larga distancia

Noticia clasificada en: Alfil Negro David El Gallén Frosty

 

El Gallén

Más hechos, menos palabras

Sonaban canciones de su país y la melancolía le envolvía. De un momento a otro se quedó de cuerpo estático. Mientras por su mente pasaban mil momentos y mil y un pensamientos, tomó el teléfono y llamó a su hija. Emerson llevaba tres años preso en un país muy lejano a su patria.

Al otro lado del océano, sonó el teléfono. Por el interminable número, Valentina supo que era una llamada de larga distancia. Hacía meses que no se sabía nada de Emerson en su tierra. Sus amigos habían dejado de preguntar por él, su mujer ya tenía una nueva pareja y su hija, llena de malas ideas de su mamá, no quería responder el teléfono. Sabía que era él, pero ella no quería oír palabras, quería ver hechos. Con tan solo 11 años entendía que su padre se había metido preso, pero deseaba verlo más de lo que quería oírlo.

 

 

Alfil Negro

Área 51

El sueño le vencía, los limpiaparabrisas no daban a vasto y las hipnóticas líneas discontinuas le estaban volviendo loco. Él portaba el secreto más grande del mundo. Todavía le quedaban 200 kilómetros hasta el área 51 y el FBI le seguía los pasos.

No estamos solos en la galaxia, él tenía un alienígena escondido en el sótano 123 del área 51. No se podía hacer público. Solo deseaba llegar allí y hacer una llamada de larga distancia para hablar con el líder “Sirio F” y que volvieran a por el alienígena, pues su nave no podía regresar y aquí no tenemos la tecnología suficiente para regresarlo. No podía permitir que todo saliera a la luz.

Ellos llevaban en la galaxia dos billones de años más que nosotros y nos habían estado observando desde los tiempos de los romanos y escuchándonos por un sistema sofisticado de radio y microondas. Dudaba sobre qué era más importante, si el alienígena o la especie de emisora que portaba el forastera y hacía posible la unión entre la tierra y “Sirio F”. Además, la sociedad se iba a escandalizar, todos esperarían un alienígena tipo “Roosevelt” y este, bueno, era una especie de algo que nunca el cine ni la televisión habían mostrado.

 

 

David

El desayuno

Otra vez llegaron las vacaciones, en todos los sitios menos aquí. Mientras las ciudades se liberan del gentío dejando las calles desiertas, las playas y el campo reciben nuevos visitantes, yo me sigo levantando a la misma hora de todos los días y desayunando lo mismo. Con lo que me gusta tomar en la cama un chocolate con churros. Claro, en tu compañía. Y sin embargo me quedo con el consuelo de poder hacer esa llamada de larga distancia para oír tu voz. Solo espero no despertarte.

 

 

Frosty 

Teletransporte

Abrió los ojos con el corazón aún sobreexcitado. “¿Qué ha pasado?”, se preguntaba sin acordarse de nada. ¿Dónde estaba? No lo sabía. Se dirigió a lo que parecía un policía:

- Disculpe agente, le sonará raro, pero, ¿dónde me encuentro?

- Está usted en Santiago, ¿se encuentra bien?- le respondió el policía.

- No sé qué hago en Galicia si debería estar en Barcelona. ¿Me puede ayudar a llamar a mi familia, por favor?

- Tranquilícese señor, llamaremos a su familia pero no estamos en Galicia, estamos en Santiago de Chile así que

tendrá que ser una llamada de larga distancia. Déjeme su documentación y le ayudaremos, por favor.

- ¿Chile? ¿Documentación? ¡Pero si no llevo nada encima!

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress