Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 13 de diciembre de 2017
El mapa de mi escuela, los mapas de mi vida

El apoyo de los padres

Puri

 

 

 

En mi pueblo, había una escuela con dos clases, la de parvulitos hasta los siete años y la de mayores hasta los catorce. Yo tengo unos recuerdos muy bonitos de parvulitos. La profesora no era muy joven, pero era muy alegre y nos daba mucho cariño. Muchas veces, ya de mayor, me he acordado de su paciencia.


En la clase de mayores, quizá porque no se me daba muy mal las clases, me hice como se dice ahora muy pasota. Mis padres querían que estudiase e intentaron que cambiase de actitud mandándome a Baracaldo, donde estaba una tía mía de directora en un colegio, y aunque allí en un curso aprendí muchas cosas que me ayudaron mucho, y pude sacar el certificado de estudios primarios, no consiguieron que siguiera estudiando.


Todo esto, lo he recordado muchas veces con pena. He agradecido siempre a mis padres todo lo que se esforzaron por mí y siempre digo que he tenido lo que he querido y me he buscado.


A pesar de todo esto, he sido una niña feliz. Mi único hermano estudiaba interno y yo era la niña de una casa donde había muchos mayores.


Mi pueblo, era agrícola y también tenía industria, una azucarera, una cerámica, alcoholera y papelera. Teníamos dos médicos, el de la seguridad social y otro para los labradores, que entonces no tenían.


Hoy no queda casi nada. El barrio de la azucarera, como la cerraron, está abandonado. Era un barrio bonito del que sólo queda la papelera. Me da mucha pena pensar cómo era antes, que siempre había mucho ambiente. Ahora, como los jóvenes se han ido, cada año perdemos habitantes, porque al ser muy mayores…


Todo esto me hace pensar mucho. Otro día os contaré cómo ha influido todo en mi vida y en la educación de mis hijos, a los que aconsejo y pido que no sean como yo.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress