Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 21 de diciembre de 2017
"No hay nada más normal que ser diferente"

El CEE Número 1 celebra su mes de la discapacidad

Eva María González y José Ramón Sánchez

 

 

 

En el Colegio de Educación Especial Número 1 de Valladolid celebramos en este mes de diciembre el Día de la Discapacidad. Con ello queremos recordar que el hecho de tener una discapacidad no nos hace distintos, porque “no hay nada más normal que ser diferente”.

 

Por este motivo, todos los alumnos del cole hemos trabajado, como en años anteriores, un cuento que nos ayuda a comprender que todos somos iguales en derechos y deberes. El de este año se titula “No hace falta la voz para  decir te quiero”, un cuento muy sencillo que nos recuerda que todos los animales emiten distintos sonidos y por eso, no pueden comunicarse entre ellos. Descubren que con un abrazo se pueden decir muchas cosas, y por ello no es necesario la voz.

 

Para dejar constancia del trabajo realizado, a cada clase se le fue asignado un animal diferente que diseñó y decoró a  su manera. Solo se puso una condición: que pusiéramos una foto de toda la clase en el centro de cada animal. Una vez decorados los animales hicimos un gran mural en la entrada del colegio, donde se escribió el título del cuento en Sistema Pictográfico de Comunicación (SPC) y en Lenguaje de Signos Español (LSE). De esta forma recordamos que no hace falta tener voz para decir cosas bonitas, simplemente con un gesto, una mirada o una sonrisa se pueden decir un millón de cosas. 

 

Por otro lado, para seguir reivindicando nuestro día, el cuatro de diciembre fuimos andando desde el colegio hasta la Plaza Mayor de Valladolid para reivindicar el derecho a ser aceptados por una sociedad que rechaza y no quiere ver la discapacidad como una realidad más que cohabita dentro de ella. Cuando una de las profesoras fue a poner una pegatina sobre la discapacidad a un transeúnte, este no quiso.

 

Si las cosas no se saben ver, es cuando tendemos al rechazo y el desprecio porque nos es más cómodo aquello que conocemos. Cerramos los ojos ante el desconocimiento, en vez de preocuparnos de aprender sobre aquello que no nos resulta fácil de ver.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress