Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 22 de diciembre de 2017
Cuento de Navidad

La granja

Noticia clasificada en: Alberto García

Alberto García

 

 

 

Tengo una granja en mi habitación azul. Allí están mis tres cerditos y un minúsculo gnomo gruñón de raíces celtas; y mi fantástico perro Roberto.

 

Mis cerditos se besan entre ellos, porque en ellos hay amor; mientras que mi gnomo los protege de lobos siniestros y de peores seres humanos que no estiman el amor, porque tampoco estiman sus besos, ni los de los demás.

 

Roberto, que aunque es de peluche nos ilusiona y divierte a todos con sus tremendas payasadas, practica sus mejores trampas a una vida tramposa jugando al póker con el mítico Tutín (un camellín de trapo que vive en la habitación de al lado y que pertenece a la igualmente fantástica hada durmiente).

 

El final de este cuento se aproxima con la llegada de la Navidad. Para algunos esto es, la Navidad, un gran ¡¡aleluya, está aquí!! Suena en el aire la música de los bohemios angelotes que nos regalan su don, y mi granja parece hoy, más que nunca, un verdadero Belén postmoderno.

 

Amemos el buen humor, el buen amor, la buena música...y por qué no, también la Navidad. Que el buen Dios nos ayude en los momentos peores y que no permita que el gélido frío del invierno congele la sangre sufrida de ninguno de tus hijos.

 

¡GRACIAS POR ESTAR AHÍ!

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress