Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María Herrero
Viernes, 12 de enero de 2018
"Ciudad Abisal", un proyecto de iniciativas independientes en Valladolid

En las profundidades de la ciudad

Noticia clasificada en: María Herrero

María Herrero

 

 

 

Abisal. Que se extiende más allá del talud continental y corresponde a profundidades mayores.

 

“Ciudad Abisal. Atlas de iniciativas culturales sumergidas” es un proyecto de investigación sobre espacios abandonados y cultura alternativa -o sumergida- llevado a cabo por el colectivo urbano Ciudad Z, en convenio con el Ayuntamiento de Valladolid. El resultado del rastreo y mapeo de estas personas y lugares se expone hasta el 16 de febrero en las galerías López Gómez, un lugar que, por cierto, estaba en desuso desde hace un año.

 

La propuesta de Ciudad Z la han llevado a cabo los arquitectos Jesús de los Ojos, Jairo Rodríguez, Sara Acebes, Sergio Gil y Manuel Fernández, y la socióloga Arantxa Mateo; con el objetivo de reconocer, respetar y cuidar la cultura independiente de Valladolid, y también darla a conocer, además de recordar esos lugares recuperables al margen del urbanismo tradicional. Un estudio transversal en el que han querido reflejar las capas más profundas de la cultura social vallisoletana.

 

 

Tras el ejemplo  de #LosMadriles, un mapeo de iniciativas vecinales creado por Paisaje Transversal y Matadero Madrid, que vendrán a contar a Valladolid el próximo 16 de febrero; o Harinera ZGZ, un proyecto colaborativo zaragozano que se presenta el viernes 19 de enero en la sede de la exposición, decidieron crear este proyecto que recoge un punto de vista social y cultural nuevo y diferente, que existía pero que no se había mostrado de esta manera.

 

“Lo llamamos cultura sumergida porque no está visibilizada, algo que le perjudica pero que también le protege de alguna manera”, comenta Jesús de los Ojos, “aunque también, como está sumergida, enseguida sale si la buscas”. Él y el resto del equipo de “Ciudad Abismal” bucearon entre las redes que se tejen en los sectores culturales de la capital, desde música a centros sociales autogestionados, para elaborar la investigación mediante encuestas y entrevistas.

 

 

La exposición

 

Con muchas ganas y con la idea de rehabilitar un espacio en desuso desde hace tiempo, “Ciudad Abisal” se expone en el mercado municipal de la calle López Gómez. Respetando la distribución de lo que fueron los puestos de venta al público, además del mobiliario que quedó tras el cierre de los mismos, han colocado el resultado y el proceso de la investigación. “Ciudad Abisal” se muestra de una manera totalmente visual y participativa, con gráficos que representan el resultado de las encuestas. 

 

Allí se puede consultar la lista de 89 iniciativas registradas, con información sobre sus actividades, además de un mapa donde se localizan algunas de ellas. Y solo algunas porque la mayoría de las propuestas de cultura independiente de Valladolid son nómadas y no tienen una sede fija, y por eso están representadas a lo largo del río Pisuerga. Esto lleva al segundo mapa, un plano interactivo en el que todo aquel que visita la exposición puede proponer lugares que no se utilizan en la actualidad y que podrían ser la sede de las actividades de muchos de los colectivos. “Mucha gente viene y propone sitios que conocen, que están sin utilizar actualmente, y se colocan en el mapa”, cuenta Mateo Recio, arquitecto e integrante, también, de este proyecto, que explica la exposición. “Me gustaría que este lugar se convirtiese en mercado de cultura, por ejemplo”, añade refiriéndose a la sede de la exposición, “se puede plantear como un espacio para el co-working, o ensayos para grupos y muchas cosas más. Es un sitio muy grande y muy bien ubicado”.

 

 

Con el resultado de la investigación, también se ha creado una aplicación móvil gratuita. En ella se pueden consultar todos los colectivos divididos por sectores que, a día de hoy, están presentes en “Ciudad Abisal”. A través del smartphone existe la posibilidad de visitar un mapa de las sedes, si las tienen, y también el contenido web de cada iniciativa.

 

 

El colectivo

 

Este proyecto nace del colectivo urbano Ciudad Z, nombre que hace referencia a una lugar dormido que tiene que despertar. Formado por personas interesadas por la ciudad, y su espacio urbano y humano, trata de proponer diferentes estrategias para recuperar aquellos espacios de la ciudad que tienen potencial para la regeneración urbana. “Se trata de propuestas reales para darles otra vida, una vida de carácter cultural y social”, comenta Jesús de los Ojos. Y la base de todo son las propuestas. “Nuestro trabajo siempre es de carácter propositivo. Tenemos ideas y las ofrecemos”, añade. Sobre todo, porque tras esas propuestas, Ciudad Z entiende que la ciudadanía se estimula y descubre la capacidad que tienen diferentes lugares en evocar nuevas sensaciones al darles un uso diferente.

 

Como colectivo ya habían realizado algún mapeo con anterioridad. Hace unos años, investigaron sobre la utilización de ciertos espacios de la ciudad para la música, cuando algunos locales del centro dejaron de ofrecer música en directo en sus establecimientos. “Siempre relacionamos nuestras propuestas con la gente, en ese momento nos dimos cuenta que había mucha escena musical en Valladolid, por ejemplo”, dice Jesús. Y es que su trabajo es bidireccional: las nuevas localizaciones atraen cultura, y esa cultura beneficia al entorno.

 

 

También presentaron el Laboratorio de Ideas Urbanas, o Nave 16T, un proyecto para las naves del Canal de Castilla, que Jesús considera “uno de los espacios más bonitos de la ciudad”, y que beneficia a los habitantes de la zona: La Victoria, Girón o la Cuesta de la Maruquesa. “Se trataba de un diseño para ofrecer algo fuera de la cultura asentada y poco crítica que dan otros centros cívicos. Una propuesta que hicimos sin ánimo de lucro que suponía un cambio de estrategias para mover la cultura de base”, explica.

 

La cultura que, según Jesús, “ha emigrado, y muchas personas que estuvieron presentes en diferentes actividades no han vuelto. El boom cultural independiente en Valladolid fue hace casi 10 años, hubo una eclosión de muchas iniciativas, y creo que ahora se ha vuelto al desánimo”. Pero siempre existirá algo que despierte a los seres abisales más sumergidos para que asciendan a la superficie con nuevas historias.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress