Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 16 de enero de 2018
Carta a los Reyes Magos

Buenas, Reyes

Noticia clasificada en: El Panky

El Panky

 

 

 

 

Buenas, Reyes

 

Aunque soy antimonárquico os escribo igualmente porque he sido un niño bueno este año. Y por pedir, que no quede. Había pensado que vosotros, que soy Reyes, sois influyentes y eso, a ver si alguno de los tres podría usar sus influencias y le dice a la jueza que me dé permisos, que creo que me lo merezco. Sé que no soy yerno de ninguno de vosotros, ni clase alta, ni de derechas, que no cumplo esos requisitos básicos que suelen aplicar los políticos y sus colegas de profesión. En fin, que aunque no sea Urdangarín, ni yerno ni cuñado de sus colegas de profesión ni de nadie, creo sinceramente que ya me toca. No os pido que me los den antes de tiempo ni nada por el estilo, sino que me concedan la oportunidad que me corresponde y que me toca ya por derecho. 

 

También me molaría una consola para el chabolo, ya que no sé qué mal puede hacer que podamos tener la opción de jugar a un juego.

 

Para el espacio y grupo humano en el que vivo creo, yo incluido, que habría que prestar más atención a los pequeños detalles que luego se pueden convertir en grandes problemas.

 

Por ejemplo: si los botes de analíticas fallan, puede ser un problema al que no se le da la importancia que merece, ya que si sales de permiso y das positivo haciendo las cosas bien, encima de hacer bien las cosas, y con lo que cuesta tener poder llegar a disfrutar de tu familia unos días (lo que a veces termina siendo un privilegio, no un derecho) llegas aquí, y aún sabiendo que has hecho las cosas como es debido, estas muy, pero que muy preocupado por si das positivo hasta que lleguan los resultados. Y eso no mola nada.

 

Digo yo, majestades, que a lo mejor una solución podría ser que uno estuviera presente en los resultados, que son 5 minutos, y saberlos en ese rato, en vez de tenerte tan preocupado tres o cuatro días. Y tal vez ustedes podrían facilitar un método más fiable, porque estamos hablando de algo muy serio, la libertad de las personas, y las cosas bien hechas, bien hechas están. Porque sí, tú puedes haber cometido un delito y estás pagándolo, pero la familia, si das positivo sin haber hecho nada malo en la salida, no tiene porqué sufrir o pasarlo mal porque el método o los botes no sean fiables.

 

Así que para el espacio en el que vivo lo que pido es que si uno hace las cosas bien y se esfuerza, no existan obstáculos que no deberían estar ahí. Y si uno hace las cosas mal, y lo único que hace es trabar a los compañeros y a sí mismo, que entonces si se tomen medidas.

 

Para mis seres queridos lo que pido es que me duren muchos años con salud y que podamos volver a estar juntos, y demostrarles que no les voy a dar ni un disgusto más, poder cuidarles, mimarles todo lo que pueda y llenarles de alegría y felicidad. No merecen menos de mí.

 

Para el tiempo en el que vivo pido que las cosas sean más sencillas, como cuando vivíamos en los pueblos, más respetuosos con el planeta y la naturaleza, y los demás seres vivos y personas, y que no seamos tan modernos, superficiales, egoístas. 

 

Y más cultura, ya que hoy el ser humano es un prototipo diseñado y con el tarro comido por todos los lados. Todos piensan igual (como les dicen), visten igual (como les dicen)... ¿Si todos piensan que piensan por sí mismos, porqué todos piensan lo mismo?, porque dicen que no hay dos personas iguales, pero todos son parecidos: nos comen el tarro desde que nacemos

 

Para el país, lo mismo: más cultura, más contacto y concienciación con la naturaleza y poder para el pueblo, pero un pueblo que sea capaz de pensar por sí mismo, porque que voten a partidos que son unos chorizos y que nos mangonean a todos, y le sigan votando, ¡manda huevos! ¡cómo nos comen la cabeza! Que lo hagan los ricos o la clase alta, que son los beneficiados..., ¡pero la gente normal! Claro, que somos los que gritábamos “¡que vivan las cadenas”!, así que no me extraña.

 

También me gustaría que se recuperará la memoria histórica, que eso de que hagan un cagadero de perros en Madrid sobre una fosa republicana mientras otros tienen el Valle de los Caídos sobre los restos de presos republicanos, y aún hoy los de un bando pueden homenajear a los suyos mientras los otros no saben ni dónde están enterrados. Así no se puede pasar página y seguiremos anclados a ese pasado vergonzoso.

 

Del mundo que conozco a través de lo que me cuentan, no me creo nada. Es todo mentira, la prensa y la televisión manipulan a su antojo. Estamos en la era de la desinformación o información manipulada. 

 

Así que, queridos Reyes Magos, lo que realmente quiero pediros es que vosotros y vuestros colegas de profesión, tanto políticos, burgueses, aristócratas y capitalistas, os vengáis al paro, que dimitáis: ¡todos fuera! A ver si veis las cosas igual desde aquí abajo, a ver qué pensáis cuando estéis de rodillas pidiendo 20 pavos para poder comer o buscandoos la vida. Y que cada uno se autogobierne y viva como quiera de la tierra y de lo que curra, y no teniendo que trabajar para mantener a toda esta zanganada. Liberarnos de la esclavitud que nos seguís imponiendo.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress