Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 16 de enero de 2018
Personajes para enmarcar

Retratos

Noticia clasificada en: Ángel de Castro Retratos

A Ángel de Castro le encanta leer. Y también enseñar; por eso dirige talleres de lectoescritura para mayores, algo que lleva haciendo desde hace muchos años. Pero también adora escribir. "Retratos. Personajes para enmarcar" es una compilación de textos que hablan de personas especiales que Ángel conoce o irá conociendo. Mujeres y hombres que le inspiran y que charlan con él para hablarle de su vida. Una vida convertida en palabras.

Faustino Calderón, un viajero de Tierra de Campos

 

Más conocido por Tino que por Faustino Calderón Fernández lleva poco tiempo en la Residencia Cardenal Marcelo, pero ya tiene una presencia muy activa. Quiere encargarse de la biblioteca para ponerla en marcha como un lugar atractivo y dinamizarla, a pesar de que “el material está deteriorado y los ladrillos un tanto torcidos”. Se refiere con ello al nivel cultural que es bajo y al Consejo de Mayores, donde ha sido elegido por unanimidad como presidente. Ha sido un hombre viajero. Ha visitado Portugal, Francia, Polonia, Argentina y Alaska, donde estuvo una breve temporada como cocinero de un restaurante. (...)

 

 

 

 

 

Aurora Delgado, un espíritu incansable

 

“¿Que si me adapto a esta nueva casa? Pues claro, no hay otra opción, sin rebelarse. Ni contra algo ni contra alguien, que sería peor. No ha sido nunca lo mío. No he sido rebelde nunca, más bien obediente y tímida”. Y no lo parece, sobre todo lo de tímida, pero acaso tenga razón. Así, a simple vista, Aurora García Descalzo no da la imagen de una anciana en una residencia de mayores, y si no fuera por la EPOC que padece (obstrucción pulmonar crónica), no te darías cuenta de ello, si antes no te lo hubiera dicho, la situaríamos más bien en los grupos de adultos de cualquier centro cívico, mezclada con el resto y participando de manera activa en cualquiera de los talleres y actividades diversas. (...)

 

 

 

 

 

Jesús Recio, una sonrisa entregada a su trabajo

 

Desde hace 27 años es director de los Centros de Mayores de La Victoria y Huerta del Rey y no se le ha pegado lo que a muchos otros directores de la cosa, o lo que sea, les pasa con frecuente facilidad: apego al cargo, poder a flor de piel con ciertos rasgos autoritarios. De entrada, en la tarjeta de Jesús Recio Hernández no aparece la palabra director sino responsable, y esto es lo es, como su imagen exterior e interior de hombre en el buen sentido de la palabra bueno, que dijera Machado, lo que no obsta para tener un sentido crítico ante la realidad fea de nuestro entorno. Va todos los días al Centro en una bici nada moderna. Le conozco desde hace la friolera de casi treinta años y siempre le he visto en camisa o a lo sumo un leve jersey y jamás con traje y corbata. (...)

 

 

 

 

 

 

Xoan González, toda persona encierra muchas personalidades

 

No, no era así, ni mucho menos. Hace algo más de 25 años se presentaba a una plaza de Técnico de Animación Social para trabajar en el Programa de Personas Mayores de la Diputación de Valladolid y tenía la imagen de un ejecutivo. No, no era así por fuera; entonces iba de corbata, pelo engominado y unas gafas de maestro de escuela, porque por dentro sigue siendo el mismo, aun con esta imagen bien distinta, y no es el día más desgreñado. Porque todos tenemos muchas maneras de ser y personalidades bien diferentes, lo que nos hace más interesantes y complejos. Es Licenciado en Pedagogía (Universidad Pontificia de Salamanca). Doctor en Pedagogía (Universidad de Valladolid). Su tesis doctoral mereció el sobresaliente cum laude. (...)

 

 

 

 

 

 

Ramzi Braham, una persona de primera

 

Lleva seis años en el barrio y parece que hubiera estado aquí toda la vida con su frutería al frente: “La llevaba con Paula, mi mujer, y desde hace un año yo solo, porque ella se ha quedado con la panadería-pastelería de al lado”. Se reía el día que le dijimos que a este paso se hacían los dueños del barrio. “No, para nada, ni hacernos ricos, sino vivir dignamente de nuestro trabajo, que lleguemos al final de mes con cierta holgura y podamos sacar adelante a nuestros hijos: un niño de 12 años, Omar, y una niña de 9, Carmen. Mi máximo objetivo en la vida es que ellos sean más que yo, es mi mayor aspiración, que puedan hacer una carrera, la que ellos elijan, libres incluso para lo religioso. Que sean buenas personas y que aporten algo a la sociedad”. (...)

 

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress