Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María Herrero
Viernes, 19 de enero de 2018
ASPAS, la Asociación de Padres y Amigos del Sordo de Valladolid

Te observo, te leo, te entiendo

Noticia clasificada en: María Herrero

Creada por los padres de niños y niñas con discapacidad auditiva, ASPAS, la Asociación de Padres y Amigos del Sordo, nace en 1979 como una entidad plural y abierta para apoyar el desarrollo educativo y personal de los niños, el apoyo a las familias y la sensibilización con la sociedad vallisoletana.

María Herrero

 

 

 

Moisés tiene 11 años y es sordo profundo. Hace un año, llegó por primera vez a ASPAS, la Asociación de Padres y Amigos del Sordo de Valladolid, para aprender a leer y allí se dieron cuenta de que sus carencias eran mayores. Además de a leer, está aprendiendo escritura, también en matemáticas y lengua de signos, y vocalización y lectura de labios para entender mejor. Moisés no lleva implante y tampoco audífono.

 

María José Celemín y Silvia Herrero, que hasta diciembre estuvo de prácticas en ASPAS, trabajan dos días a la semana con Moisés. Desde el principio notaron que su nivel no era el adecuado, y estuvieron probando diferentes técnicas para mejorar su aprendizaje. Finalmente, decidieron utilizar los dibujos para asociar objetos con sus signos y palabras correspondientes, además de diferentes juegos para mejorar la comunicación. María José es profesora de Audición y Lenguaje e intérprete, y Silvia es mediadora comunicativa. Juntas trabajan con Moisés la palabra complementada como apoyo, basada en el signo unido a la lectura labial, y la localización de la mano en el rostro de manera distinta según las vocales y con signos diferentes para las consonantes.

 

 

Aunque Moisés asiste a un colegio preferente para discapacidad auditiva, este centro no cuenta con un intérprete, por lo que su aprendizaje es más lento que el del resto de niños y niñas de su edad. No obstante, él ha desarrollado su peculiar lenguaje de signos que utiliza con su familia, sobre todo con su hermana que también tiene discapacidad auditiva. Su madre está empezando a aprender lengua de signos en ASPAS. Todo para mejorar el desarrollo educativo y personal de Moisés.


 

La asociación y su labor

 

La logopedia y el apoyo educativo son dos de los pilares importantes en los que se sustenta ASPAS como asociación de utilidad pública: dan servicio a todos aquellos interesados en el programa, aunque no sean socios. Marta Santos es logopeda e intérprete y también se encarga de este servicio. Al contrario que Moisés, la mayoría de niños y niñas que acude a este refuerzo no necesita lengua de signos, o la utilizan como apoyo, y depende de sus familias. Y muchos de ellos pertenecen a núcleos familiares donde los padres son sordos y los niños oralistas, y tienen un déficit de aprendizaje en lenguaje oral. La variedad en la Asociación es muy grande.

 

Actualmente son 140 las familias registradas en ASPAS, de los que calculan habrá entre 460 y 500 socios, puesto que todas las personas de la unidad familiar están inscritas. Y es que ellos son lo más importante, la atención y el apoyo a las familias es fundamental en esta Asociación. Ana María Ramos, además de profesora de Educación Especial y pedagoga, es la coordinadora de la entidad en Valladolid, y también lleva este programa de atención y apoyo. Está compuesto por gestiones individuales, derivación a hospitales o a audiólogos, dudas sobre colegios o ayuda para subvenciones, entre otras cosas. Se trata de un sistema cubierto desde el Servicio de Atención y Apoyo a Familias de Personas con Discapacidad Auditiva (SAAF) y promovido por la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (FIAPAS), que además les ayuda en la difusión y a la hora de presentar reclamaciones.

 

Desde ASPAS también promueven la utilización de padres y madres guía. Son un grupo de personas que tienen hijos con discapacidad auditiva y que están formados para ayudar a otras familias, bien con los pasos que ellos han dado o con otros temas. Según Ana María, acudir a la Asociación a informarse es fundamental puesto que les pueden ayudar con toda la burocracia o asuntos referentes al grado de discapacidad o la ley de dependencia: “cuanto antes vengan, mejor. Muchas familias acuden a ASPAS cuando ya tienen asumido que su hijo o hija es sordo, cuando ya han pasado la etapa de duelo”, comenta.

 

Además, la Asociación, ubicada en la calle Ecuador, también cuenta con actividades de ocio y tiempo libre, como el encuentro de familias, o un programa para aprender inglés jugando llamado “All in English”. En él participan estudiantes nativos que acuden a las casas de los niños socios y les enseñan este idioma. Además, no solo trabajan con los niños que tienen discapacidad auditiva, sino en muchas ocasiones también con sus hermanos. Asimismo, la sede cuenta con una biblioteca adaptada a la discapacidad auditiva y una biblioteca subtitulada que está disponible para los padres y también para cualquier profesional que la necesite.


 

Sensibilización

 

Las campañas de formación y sensibilización para alumnos y profesores en colegios, institutos y universidades también son fundamentales para ASPAS y cada vez están más demandadas. Durante el curso 2016-2017 atendieron a unos 2.400 alumnos y ellas mismas aseguran “no dar a basto”. “No nos podemos permitir salir a menudo a estas campañas porque tenemos que cerrar la asociación”, comenta Ana María, quien cree que “debería ser el Ministerio correspondiente el que diese estos cursos de formación”.

 

No obstante, no deja de ser un trabajo gratificante para ellas puesto que, cada vez que acuden a un centro, observan mucho interés en los niños y también mucha empatía en los compañeros de clase que conviven con algún niño o niña sordo: “tienen mucha curiosidad. Después de ir a algunos coles, llaman muchos padres a la Asociación porque sus hijos quieren aprender lengua de signos”, cuenta Ana María. Durante estas jornadas, suelen explicar a niños y profesores diferentes claves para convivir con pequeños con discapacidad auditiva en las aulas como colocarles en primera fila, no taparse la boca al hablar, no gritarles y mirarles a la cara cuando hablan, para que puedan obtener más información, entre otras cosas. Además, muchas de las clases cuentan con emisoras FM que utilizan los profesores, “aunque no en todos los casos”, lamenta Ana María, para que la voz del maestro llegue directamente al audífono del alumno eliminando el ruido ambiente.

 

 

Un sistema que funciona prácticamente igual que el bucle magnético que presentaron en el centro comercial Vallsur el pasado mes de septiembre, y que actúa al colocar el audífono o el implante coclear en una posición concreta para que también elimine el ruido y solo se escuche la voz de la persona que está hablando con el bucle. En Valladolid, hay bastantes lugares públicos que ya disponen de este elemento, pero no los suficientes puesto que ya será obligatorio en este 2018.

 

Se trata de una acción más de visibilidad y sensibilización ya que, según considera Ana María, “la discapacidad auditiva no es nada conocida, está olvidada y sigue siendo invisible. Pedimos que haya inclusión, pero al final es tanta que no nos acordamos de que el niño o la persona es sorda”. Desde la Asociación, y también a nivel personal, demandan el aumento de intérpretes en los medios públicos y la inclusión del audífono o el implante en la cartilla ortoprotésica de la Seguridad Social, un tratamiento que supone muchos gastos y que muchas familias no pueden permitirse. “¿Acaso van a privar a sus hijos de poder oír sólo porque no tienen recursos para sustentarlo?”, dice Ana María. Quizá 2018 sea el momento de salir a la calle y hacerse notar con el lenguaje, campañas, emisoras, bucles y todo lo que haga falta. Con toda la artillería pesada.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress