Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 30 de enero de 2018
Relatos micropresos

Lago, luna y mujer

Noticia clasificada en: Anyelino Dancer David Mario Miguel

Anyelino

El espía

Como de costumbre, seguía a una distancia prudente a esa mujer que siempre iba a bañarse desnuda en el lago azul bajo la luz de la luna. Ella siempre se sentía observada. Un día, al salir del agua, pescó infraganti al espía; su perro no acostumbraba a quedarse solo en casa.

 

 

David

La noche

Bajo la luna llena, y postrado a un palmo de ti junto al lago, encontré la lujuria recorriendo mi cuerpo. Entendí que eras la mujer de mis sueños.

 

Lo que la luna se llevó

La mujer danzaba desnuda una noche de verano. Yo la observaba desde el otro extremo del lago. La luna iluminó la oscuridad, me vio y el pudor supongo que hizo que se desvaneciese la magia del momento. ¡Maldita seas, luna resplandeciente!

 

Los patos

La mujer acudía todos las tardes hasta el lago que hay junto a mi casa con una bolsa de migas de pan para alimentar a los patos. Se sentaba en el mismo banco y lanzaba las migas al agua. Un día la mujer no vino, salió la luna y los patos desaparecieron.

 

La luna inalcanzable

La luna se reflejaba en el lago, y la mujer se metió en el agua para atrapar la luna que se reflejaba en él. Cuanto más nadaba, más allá parecía irse. Siguió nadando tras ella, hasta la extenuación. Finalmente, el lago atrapó para siempre a la mujer.

 

Lo que se fue

Anhelaba su juventud, y aquella mujer solo recordaba su pubertad. Aquellas noches de verano que pasó con aquel muchacho que tanto amó junto al lago. “¡Qué será de él!”, se preguntaba. Pasó su vida así, noche tras noche mirando la luna por la ventana y soñando que volvían esos días felices.

 

 

Dancer

Encantada

Por el día, ese precioso cisne nadaba por el lago sumido en la más profunda tristeza esperando la salida de la luna para transformarse en una preciosa mujer, y así encontrarse cada noche con su amado.

 

 

Mario

Queso y gato

Desde la distancia, esa hermosa mujer apreciaba sonriente cómo el gato pardo intentaba sacar el reflejo de la luna llena, creyendo que era un sabroso queso, en la orilla del lago Titicaca a 3.500 metros sobre el nivel del mar, entre Perú y Bolivia.

 

 

Zero

Espejismo

Al lado de aquel lago había una casa donde vivía una mujer que decía ver dos lunas por la noche. Simplemente era el reflejo del agua del lago.

 

 

Miguel

Un mundo en paz

La luna se reflejaba en el lago, la mujer escuchaba música sentada en el banco, el pájaro mojado, por las aguas, cantaba melodías de la vida, y los niños jugaban alrededor a la comba. El mundo estaba en paz.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress