Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 1 de febrero de 2018
Una historia con tres finales

Los pretendientes

Noticia clasificada en: Alfil Negro

Bajo la inspiración de los "Relatos micropresos", los participantes del taller de Palabras Menores en el Centro Penitenciario de La Moraleja, en Dueñas (Palencia), escribieron un relato que incluyese la frase: "he interrogado hasta el amanecer al pozo de las preguntas". Como reto añadido, la historia tenía que contar con tres posibles finales.

Alfil Negro

 

 

 

En un lejano y remoto reino, tres pretendientes se disputaban a la hija del rey. Un contable ricachón de 60 años con muchas tierras y negocios, un joven general curtido en mil batallas y muy fuerte, y un joven poeta famélico que recitaba versos por todo el reino.

 

El rey no sabía qué era lo mejor para su bella hija y, sobre todo, para el futuro del reino así que hizo llamar al hechicero del reino. Mandó llamar a Oberón y le preguntó:

- ¿Qué me aconsejas, viejo brujo?

- Tendrás que ir al pozo de las preguntas - le contestó.

- ¿Qué pozo? - replicó el monarca.

- La próxima noche de luna llena, deberás ir al bosque, cruzarlo y al final encontrarás una cueva. Una vez dentro hallarás el pozo, él te dirá el futuro.

 

Los días pasaron y al fin llegó la noche indicada y el rey partió con la escolta. Una vez llegados a la cueva entró solo y, tras caminar 100 metros, encontró el pozo, se acercó y miró al fondo donde había un agua limpia y brillante que desprendía un vapor con olor a incienso.

 

Amaneció y el rey partió al reino. Al llegar, mandó llamar a Oberón y le dijo:

- He interrogado hasta el amanecer al pozo de las preguntas.

El brujo respondió:

- ¿Y qué?, ¿qué te ha dicho?

 

 

1. Si elijo al contable, no tendré descendencia y no hará feliz a mi hija. Se verá implicado en un caso de corrupción, acabará en la cárcel y hasta mi hija será imputada. Vendrán los bárbaros y arrasarán mi reino, que se convertirá en una república y a mi me cortarán la cabeza en la plaza pública.

 

2. Si elijo al general, me dará cinco nietos todos rubios y guapos, pero él morirá en el campo de batalla. Mi hija no lo superará y acabará en un convento de clausura. Un nieto subirá al trono, pero los bárbaros también arrasarán el reino y nos convertirán a todos en esclavos y nos pondrán a picar piedra para levantar un mausoleo en honor a los dioses bárbaros.

 

3. Si elijo al poeta, me dará una nieta muy bella. Mi hija y el poeta tendrán una vida plena. Él ganará muchos premios literarios y vivirán 100 años, pero eso no quitará que los bárbaros invadan el reino, salvo que el jefe bárbaro quede eclipsado por la belleza de mi nieta, lo que hará que se case con ella y fusione este reino al suyo. Lo peor es que yo me tendré que exiliar al otro lado de los Pirineos.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress