Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María Herrero
Jueves, 1 de febrero de 2018
Una historia con tres finales

Atardecer

Noticia clasificada en: Marcelo

Bajo la inspiración de los "Relatos micropresos", los participantes del taller de Palabras Menores en el Centro Penitenciario de La Moraleja, en Dueñas (Palencia), escribieron un relato que incluyese la frase: "he interrogado hasta el amanecer al pozo de las preguntas". Como reto añadido, la historia tenía que contar con tres posibles finales.

Marcelo

 

 

 

Al caer el sol, era cuando se despertaba y comenzaba a interrogar hasta el amanecer al pozo de las preguntas.

 

 

1. ¡Vaya porquería!

“Qué mierda, otra vez despierto” pensaba él. Prefería estar dormido o muerto antes que afrontar todo lo que le incomodaba a su pobre cabeza sin pelo. Estaba muerto en vida pero tampoco se atrevía a acabar con esta situación porque confiaba en que esto cambiaría. Por desgracia para él, todos los días cuando se pone el sol, vuelve a repetirse la historia como una pescadilla que se muerde la cola.

 

2. ¡Fiesta!

Tenía 24 años, novia, madre y pasta. La vida era para él. Se levantó, se duchó y comenzó el bombardeo. ¿Dónde me voy hoy de fiesta? ¿A quién le pillo hoy? Sí, yo también pienso lo mismo, tendrá cosas más importantes que preguntarse, pero es su cabeza, no la nuestra. Era com si tuviese unas orejeras puestas y solo viera el disfrute de la vida de esa manera. Seguiremos informando.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress