Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 22 de febrero de 2018
Relatos micropresos

Hay días desnudos en los que amanece más de una vez

Noticia clasificada en: Alfil Negro Frosty Marcelo

Frosty

El lucero de los amantes

La reina se acercó despacio a la ventana. Desde su dormitorio, a unos cien pies de altura, contemplaba el horizonte de su reino que se perdía junto al sol de poniente que caía en silencio. Venus empezaba a guiñarle un ojo, como recordatorio de su esperado encuentro. Mientras una sonrisa recorría su mente, le vino a la cabeza la frase que un día su abuelo le dijo: “a veces, hay días desnudos en los que amanece más de una vez”. Hoy era uno de esos días: después de tantos años desnuda en la soledad de un sueño, hoy, en un deseo de vivir, amaneció una segunda vez.

 

 

Marcelo

Negro y blanco

Otro día más, iba amontonando las hojas del calendario en la sucia papelera. Se acababa de levantar y ya se le estaba haciendo largo el día. Se lavó un poco la cara y se fumó un cigarrito de los suyos.

Con las orejeras puestas se dirigió a desayunar al local de siempre. ¡No!, allí no estaban Urdangarín ni Isabel Pantoja. Allí estaban Paul y “el Farrullas”. Después, comenzó a pasear mientras contemplaba el paisaje. Con sus pisadas había hecho ya camino. De repente, salió el sol y se esfumó toda la niebla. Era uno de esos días en los que amanece más de una vez.

 

 

Alfil Negro

Hoy no tengo ganas de poner ni el título

Hoy es un día desnudo. Pero, ¿qué acabo de escribir? Qué dolor de cabeza. Ayer el partido lo mismo de lo mismo, qué horror, ocho y cuarto y hasta las nueve no abren. Mi mente solo piensa en una colilla, necesito una calada, la cabeza y los oídos me van a estallar. El hambre no me importa.

Ahora la locura de los merengues, aguantarlos hoy es uno de esos días desnudos en los que amanece más de una vez. Un bucle de sucesos ya repetidos otros días, otros años. Tengo que hacer la cama, qué sopor. De todas formas nunca amanece, es la tierra la que se mueve. El sol no sale, es un mito.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress