Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María Herrero
Miércoles, 28 de febrero de 2018
Encuentro entre el grupo Flor de Azahar y las Mujeres Gitanas Feministas de Valladolid

Mujeres gitanas por el empoderamiento

Noticia clasificada en: María Herrero

María Herrero

 

 

 

En tiempos de individualismos, aún surgen grupos que luchan y que quieren trabajar por unos objetivos que les conviertan en mejores. En este caso, las uniones las llevan a cabo mujeres, mujeres gitanas. Personas que quieren abrazarse juntas y con la sociedad que les rodea para trabajar por un avance en su situación de derechos y obligaciones.

 

Flor de Azahar, el grupo de mujeres gitanas de Barrio España, y el grupo Mujeres Gitanas Feministas de Valladolid se reunieron ayer en un acto para reivindicar su posición con el empoderamiento de las mujeres dentro de la sociedad actual bajo el lema "Construyendo un horizonte de tolerancia e igualdad". El evento, organizado por la Asociación de Muejeres "La Rondilla" tuvo lugar en el Centro Cívico Rondilla y asisitieron varias decenas de mujeres.

 

Asistentes a la charla de los dos grupos de gitanas.

 

Loles, perteneciente a Flor de Azahar, fue la primera en ocupar el escenario para hablar de la razón de ser de su grupo, que está integrado dentro de la Asociación Cali Mixta, también de Barrio España.Una reunión de mujeres que nació con el objetivo de promocionar el barrio de manera positiva y trabajar para mejorar su imagen. Loles habló también sobre diferentes situaciones de exclusión que viven las personas de etnia gitana en la actualidad,  historias sobre las que tratan en el taller Palabras Menores donde también participan. "Pesa más nuestra etnia que nuestra valía", sentenció durante su intervención.

 

Además, como portavoz del grupo, también quiso destacar lo importante que es que todas las mujeres trabajen juntas: "queremos luchar y reivindicar nuestros derechos, que las mujeres feministas nos tendáis la mano por la tolerancia y la igualdad". Loles quiso remarcar que este trabajo conjunto no pasará por "perder sus señas de identidad" y también recalcó que las mujeres gitanas "lo tienen el triple de difícil que cualquier otra mujer".

 

A continuación el grupo Flor de Azahar leyó un manifiesto preparado en conjunto con Palabras Menores y Leandro Sanz, animador comunitario del CEAS de Barrio España que también intervino durante la tarde. Después, llegó el turno de Samanta. Samanta es hija de Estrella, una de las componentes de Flor de Azahar, y es estudiante del Grado en Dirección de Escena y Dramaturgia. En sus palabras, muy aplaudidas por todas las asistentes, quiso responder a que "en las aulas somos todos iguales" y utilizó los "pájaros en la cabeza" que siempre le han dicho que ha tenido como un elemento que le da fuerza y le empodera como mujer: "quiero ser libre de hacer y decidir, y no por eso soy peor gitana ni peor mujer".

 

Cuatro mujeres que participaron ayer en el acto en el Centro Cívico Rondilla.

 

Del grupo de Mujeres Gitanas Feministas de Valladolid intervinieron Chari y Amparo. Ésta última, haciendo un repaso sobre la trayectoria de la etnia gitana durante la historia quiso recalcar el "si no nos conoces, por qué nos juzgas", una frase que se ha tenido que repetir a sí misma en varias ocasiones. Después, Chari habló sobre el papel de la mujer gitana dentro de la familia y la sociedad, y también sobre lo importante de la educación para crear una sociedad más igualitaria. "Las mujeres gitanas tenemos que saber educar a nuestros hijos y aprender a cambiar roles. La educación nos da la llave", apuntó. Quiso también resaltar la revolución silenciosa, o "revolución de seda" que ellas han llevado a cabo dentro de los hogares gitanos y todo lo que la situación ha cambiado. En sus palabras, Chari también llamó a la unión de todas las que pelean por un mismo objetivo donde "tenemos derechos pero también deberes, y tenemos que saber reivindicarlos". Y también se mostró optimista añadiendo que "veo un presente de lucha y un futuro de oportunidades".

 

El evento, agradecido y aplaudido por todas las mujeres que se encontraban en el público, terminó cuando ambos grupos entonaron el "Himno a la Mujer Gitana". Una tarde de reivindicación y de empoderamiento, de ayuda, de colaboración y de lucha. Una tarde para las mujeres unidas.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress