Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María Herrero
Martes, 6 de marzo de 2018
Mi mirada sobre el continente en el II Congreso Formativo de Cooperación Internacional en Valladolid

África es

Noticia clasificada en: María Herrero

OAN International y Caraguapa organizaron en Valladolid el II Congreso Formativo de Cooperación Internacional: África, un continente condenado por los prejuicios y la globalización. Una gran oportunidad para acercarse a la realidad de un lugar desconocido para muchos.

El II Congreso Formativo de Cooperación Internacional en Valladolid: África, un continente condenado por los prejucios y la globalización se celebró este fin de semana en el palacio de congresos Conde Ansúrez de la capital. Desde el jueves, más de 200 asistentes se dieron cita en una actividad muy completa en la que se pudo disfrutar de tres ponencias y de una mesa redonda compuesta por cinco expertos en periodismo a la hora de hablar de África. Además, se tuvo la posibilidad de participar en tres talleres temáticos, de los diez disponibles, y con materias tan variadas como el género, la salud, la migración, el periodismo, las nuevas tecnologías, el medio ambiente o las culturas, entre otros. La cita estuvo organizada por Caraguapa y OAN International (Objetivo Analizar Nikki), una ONGD presente en la Universidad de Valladolid y con proyectos de cooperación en la zona de Nikki, en Benín.

 

Todo ello en un entorno ocupado principalmente por jóvenes estudiantes que quieren acercarse al mundo de la cooperación, que simplemente necesitan aprender más sobre el continente o que no saben nada. Como yo. Asistí a este congreso con lo que creía eran unos conocimientos y he salido con una concepción totalmente distinta. Como empecé desde cero, aquí están algunas, y solo algunas, de las nociones más importantes que me llevo. Para algunos muy obvias, claro. Sin duda era más ignorante y prejuiciosa de lo que creía ser.

 

 

 

África no es un país

 

La primera premisa con la que nos topamos al inicio del congreso y que ha sido la frase más repetida durante todas las jornadas. Claro que sé que África es un continente, tuve que estudiarme su mapa físico y político cuando estaba en secundaria (no así su historia, que brillaba por su ausencia en mis libros de texto). Lo que parecía tan claro en mi cerebro, se fue desvaneciendo a medida que se sucedía la formación. Sé que África está formado por 54 países, pero hoy me doy cuenta que desconocía muchos de ellos y que su diversidad y diferencias se escapaban en mi cabeza. Por lo que me propuse empezar desde cero.

 

"África representa el 33 % de los recursos del mundo; exporta y deja insatisfechas sus necesidades". Esta fue una de las frases que utilizó Mbuyi Kabunda, doctor e investigador en problemas de desarrollo y miembro del Instituto de Derechos Humanos de Estrasburgo, para explicarme el continente durante su ponencia. Un panafricanista militante convencido que habló de que "ningún país de África puede crecer solo", y que con sus declaraciones vino a explicar las razones del por qué se considera a este continente como subdesarrollado y cuáles son los agentes que lo han llevado hasta ese punto dentro del concepto de globalización. Un lugar que según la visión que tenemos desde fuera se divide entre el "África del caos, el África del exotismo y el África de los países emergentes". Un continente que tampoco ha tenido y tiene los mejores gobernadores para desenvolver todas sus capacidades: "África no necesita ayuda, necesita justicia". Y un lugar con vistas al crecimiento pero no al servicio de cualquier sistema que no lleve a la preservación del medio ambiente y la aplicación de los derechos humanos: "en este continente la ayuda ha favorecido a todo menos al desarrollo". Porque algo sí que ha quedado claro: desarrollo es colaborar e impulsar su empoderamiento.

 

 

África se mueve

 

Que muchos de los ciudadanos de algunos de los países de este continente están desplazándose a otros países es una realidad. Quizá la única realidad que nos enseñan los medios de comunicación a este lado del Estrecho. De este modo, varios momentos del congreso formativo se centraron en las migraciones. Por un lado, Santiago Yerga, técnico del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura del Defensor del Pueblo, habló sobre el papel que juegan los CIEs dentro de los movimientos migratorios. Por su parte, Beatriz Ródenas, antropóloga y técnica en políticas migratorias e inserción socio-laboral, habló en su taller sobre el importante papel que juegan las mujeres migrantes en la economía de origen y de destino. Desde África Subsahariana hasta España, ellas han desarrollado sus propios flujos y proyectos migratorios y muchas veces ellas mismas son las facilitadoras de estos movimientos. Además, las mujeres envían las remesas una vez obtenido la remuneración en el país de destino y colaboran con la economía local, sin dejar de lado la labor educadora con sus hijos o el resto de su familia. "Ellas crean comunidades y sus tareas se transnacionalizan", explicó Beatriz durante su taller dedicado al género.

 

Otro de los elementos clave en los movimientos de personas, los juegan las políticas de migración de los países de destino, y en este caso de la Unión Europea. Durante su ponencia titulada "Mitos, fronteras y desarrollo: la ayuda amenazada en el siglo XXI", Gonzalo Fanjul, investigador y activista contra la pobreza e impulsor de la Fundación porCausa, explicó la ayuda migratoria mediante datos e infografías. "Se ha convertido en algo al servicio de las políticas migratorias equivocadas", explicó Fanjul, un apoyo que en numerosas ocasiones se pone como freno a la movilidad humana. Tenemos que facilitar que los ciudadanos se desplacen, y eso también es sinónimo de desarrollo porque en muchos "las remesas de los emigrantes multiplican por tres la ayuda al desarrollo de sus paísees", comentó. "Hay que provomer unas medidas de movilidad seguras y eficaces. En la actualidad hemos llegado a una securitización, externalización y privatización de la ayuda", sentenció.

 

Gonzalo Fanjul en su ponencia sobre ayuda migratoria.

 

 

África se cuenta

 

Mbuyi Kabunda también decía en su ponencia: "se identifica a África con todos los peligros", y esa es mucha de la información que nos llega a través de cualquier medio de comunicación. Los consumidores de estos flujos de noticias tenemos cierta obligación de conocer cómo y dónde encontrar los testimonios más fiables acerca de lo que sucede en el continente africano. María Rodríguez es periodista freelance en el África Subsahariana y el Sahel y fue la encargada de impartir el taller de periodismo titulado "La responsabilidad de contar África Subsahariana". Durante dos horas, María ahondó en el poder que ejercen los medios de comunicación en la sociedad y lo importante de la educación para cuestionarse toda la información que vemos cada día, además de la relevancia del lenguaje y del "llamar a las cosas por su nombre". Ella lleva cuatro años como periodista en África y ha podido ser consciente de la crisis de valores que también sufre la sociedad africana. "Les estamos diciendo que tienen que seguir nuestros pasos para vivir desarrollados, y no tiene por qué ser de ese modo. Están mentalmente colonizados", afirmó la periodista.

 

Además, durante la mesa redonda titulada "Las gafas de realidad africana", Sebastián Ruiz-Cabrera, también periodista freelance y doctorado en comunicación sobre la estructura de la comunicación en el África Subsahariana presentó los intereses empresariales en territorio africano existentes en los medios de comunciación españoles, además de la inclinación de ciertos países por determinados medios de comunicación del continente y el por qué de la aparición de unas u otras noticias sobre África. Unos medios que dedican en sus informativos poco espacio a la actualidad internacional y que, normalmente, no se suele enfocar al sur del mundo. En esto incidió también Chema Caballero, asesor de ONG, colaborador de Planeta Futuro y coautor del blog "África no es un país". "En muchos medios, hay noticias del continente africano que se presentan como una amenaza", comentó.

 

También estuvo presente la periodista Lucía Asué Mbomío,que trabaja en "Aquí la tierra" y colabora en diferentes medios de comunicación como Mundo Negro, cuyo director Jaume Calavera, también estaba en la mesa. Lucía dio un repaso y una bofetada de realidad a los estereotipos que aparecen respecto a la etnia negra en televisión, y en especial con las mujeres. Unos estándares que en muchas ocasiones son de "carácter paternalista e invisible y que nunca se contextualizan", denunció Lucía, y que consiguen que finalmente las mujeres y hombres negros asuman esos estereotipos como rasgos propios. Por su parte, la periodista, docente e investigadora Trifonia Melibea Obono destinó su tiempo en la mesa para hablar sobre "el blanquímetro de la piel". Una crítica respecto a los prejuicios que también existen entre los propios africanos y con respecto a los hombres blancos. "Muchos negros tienen interiorizado el sentimiento de inferioridad que también les provoca prejuicios y persecución ideológica. Por eso les pido que repitan conmigo: tú eres persona, tú eres inteligente, tú puedes cambiar el mundo".

 

Lucía Mbomío, Jaume Calavera, Sebastián Ruiz-Cabrera, Pablo Arconada, moderador de la mesa, Chema Caballero y Trifonia Melibea Obono.

 

 

África tiene identidad

 

Aunque a veces a muchos les cueste reconocerla. Lucía Mbomío, de padre guineano y madre segoviana, también habló sobre afrodescendencia, estereotipos y prejuicios. "Es racista que solo nos pregunten por racismo", aseguró, porque tienen muchas más cosas que decir. Personas que, siendo afrodescendientes, terminan por interiorizar unos estándares que les hacen desequilibrar su propia identidad: "soy española y soy negra. Aquí me ven como extranjera por el color de mi piel y allí porque no pertenezco al continente", se oyó en las declaraciones de diferentes personas negras que Lucía mostró durante su ponencia. 

 

 

África se moviliza

 

Y no solo en sus calles, el continente también se moviliza en Internet. Por un lado, muchas son las comunidades de ciberactivistas que reivindican los movimientos de sus países en la Red, y por otro también son muchos los emprendedores que transforman África desde las nuevas tecnologías. Los espacios de innovación nacen cada día y los tech hubs, lugares para empresas de coworking que trabajan con la formación en el entorno digital, son muy importantes. "Plantean soluciones africanas a problemas africanos, y también a problemas globales", comenta Carlos Bajo, periodista e investigador social sobre el uso de las TIC como herramienta de transformación en África y también uno de los formadores en los talleres del congreso. Ejemplos de estos espacios están en Wecyclers, una empresa de reciclaje y recogida de basura con bicicletas y mediante aplicación móvil radicada en Lagos (Nigeria); o el iHub de Ushahidi, que nació gracias a los blogueros de Kenya como respuesta a las necesidades de la población: recogida de datos y problemáticas de los ciudadanos para darles respuesta en tiempo real, el primer episodio de ciberactivismo del continente. Y es que los blogueros son una parte muy importante del despertar. Ellos son los creadores y difusores de las campañas de movilización en sus países y los que dan voz a diferentes comunidades, como los Africtivistes o los creadores de las campañas #keepiton, contra los cortes de Internet, considerado una violación de los derechos humanos.

 

 

África tiene mujeres poderosas

 

Mujeres del entorno familiar. Mujeres trabajadoras. Mujeres autosuficientes. Mujeres migrantes. Las mujeres son uno de los grandes pilares del desarrollo en el continente. Trabajadoras en casa, trabajadoras independientes, educadoras en el respeto en sus familias y con sus propios flujos de migración. Estudiantes y defensoras de sus derechos, como Trifonia Melibea Obono, también coordinadora general del colectivo LGTBI de Guinea Ecuatorial, que pelea contra los prejuicios y la visión de la mujer negra en África Subsahariana. O Antoinette Torres, investigadora social y fundadora y directora del proyecto Afroféminas, una comunidad en línea para mujeres afrodescendientes negras. Durante su charla del viernes por la tarde, Antoinette habló sobre la situación de las mujeres negras en España y su racialización. "Cuesta entender que las mujeres negras puedan ser referentes de otras mujeres", señaló durante su intervención. Respecto a la lucha de los feminismos negros, ella apuntó en su discurso que no se suma a la huelga del 8 de marzo porque su pelea tiene otros objetivos, además de la defensa de los derechos de la mujer, como el racismo y la racialización. "Las políticas sobre igualdad las hacen personas que tienen muchos sesgos", sentenció Antoinette.

 

 

África se descubre

 

Se descubre a través de muchas de las asociaciones, federaciones, medios de comuniación, ONGDs y grupos en general que dedican su vida, o parte de ella, a colaborar en mayor o menor medida con el continente. Así, durante el mediodía del sábado tuvo lugar una feria cultural para que pudiéramos conocer de primera mano a algunos de los colectivos que trabajan en África. Desde OAN International y Caraguapa, organizadores del congreso, pasando por Sonrisas en el Sáhara, la Federación de Comités de Solidaridad con África Negra, ACNUR, Wiriko, portal web de artes y culturas africanas o Mundo Negro. Todas ellas para presentar su actividad relacionada con el continente y acercarlo un poquito más a Valladolid. Además, pudimos disfrutar de una lección de percusión gracias a Yonder Rodríguez y a un concierto de música tradicional africana de la mano de Djara Djara.

 

Uno de los puestos de la feria cultural.

 

No obstante, África se descubre en el terreno. Muchos de los asistentes al congreso formativo ya habían tenido sus propias experiencias en el contienente. Cooperación, tursimo, vacaciones, descanso, trabajo o voluntariado. Pero pocos en la situación de José Villalón, o Pedal y Tambo. José es un joven arquitecto vallisoletano que un buen día decidió coger su bicicleta e irse a África. Un buen día que le duró 20 meses y que le permitió conocer y experimentar de primera mano la vida africana. Desde Valladolid hasta Gabón, bordeandeando toda la costa oeste.

 

En términos de cooperación pocas veces se habla de que quizá son los propios africanos los que más ofrecen a los visitantes de la zona norte del mundo. La mayoría de las ocasiones contamos lo mucho que se ayuda a los africanos cuando se hacen proyectos en sus países, de su necesidad. Pero pocas veces se saca a la palestra los activos que reciben los colaboradores blancos al ir allí: salimos de nuestra realidad y ritmo de vida occidental, escapamos de la soledad y nos encontramos un "mundo nuevo". Un nuevo estado en el que sentirse bien con aquella parte de nuestra vida que ha de destinarse a "la ayuda al prójimo".

 

Así, una vez finalizado el congreso formativo y con todos los conceptos en asentamiento en mi mente, aún no sé si estoy preparada para viajar a África y, sobre todo, no sé cómo quiero hacerlo. Pero ahora que ya la he descubierto, de lo que sí estoy segura es de que no quiero parar de hacerlo.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress