Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 2 de mayo de 2018
Conformismo

Mis decisiones

Noticia clasificada en: Alfil Negro

–– Quién sabe –dijo la Maga-. A mí me parece que los peces ya no quieren salir de la pecera, casi nunca tocan el vidrio con la nariz.

Gregorovius pensó que en alguna parte Chestov había hablado de peceras con un tabique móvil que en un momento dado podía sacarse sin que el pez habituado al compartimiento se decidiera jamás a pasar al otro lado. Llegar hasta un punto del agua, girar, volverse, sin saber que ya no hay obstáculo, que bastaría seguir avanzando...

–– Pero el amor también podría ser eso –dijo Gregorovius -. Qué maravilla estar admirando a los peces en su pecera y de golpe verlos pasar al aire libre, irse como palomas. Una esperanza idiota, claro. Todos retrocedemos por miedo de frotarnos la nariz con algo desagradable. De la nariz como límite del mundo, tema de disertación.

[Rayuela. Capítulo 25. Julio Cortázar]

 

 

Alfil Negro

 

 

Vivir (un pez) en una pecera no es ningún sufrimiento ni nada parecido. Te dan de comer, te limpian la pecera, se preocupan de que el agua esté limpia y a la temperatura ideal.

 

El caso del pez tiene que ver poco con el mío. En mi caso se supone que, al haber delinquido, me tire un tiempo encerrado para que reflexione sobre ello y se me pueda reeducar. Además, yo he nacido en libertad, mientras que los peces que están en las peceras han nacido ya encerrados.

 

En mi caso, no es que yo fuera preso de algo, sino que había tomado unas decisiones que me obligaban a llevar un tipo de vida. Yo elegí vivir así y yo tengo que comerme sus consecuencias. Si me trae cuenta o no es una decisión mía. Todo tiene sus pros y sus contras la cuestión es valorar y decidir bien.

 

El pez es animal, pero no tonto, y si está venga a pegarse contra el cristal, al final decidirá no pegarse y evitarlo. En mi caso pasa lo mismo: siempre que tenga algo que me merezca la pena perder intentaré razonar, pero si yo creo que no pierdo nada, ni yo mismo sé lo que voy a hacer.

 

Me considero una persona bastante conformista, pero si volviera a nacer cambiaría mucho mi forma de ser.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress