Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 2 de mayo de 2018
Conformismo

Antes de delinquir

Noticia clasificada en: El Gallén

–– Quién sabe –dijo la Maga-. A mí me parece que los peces ya no quieren salir de la pecera, casi nunca tocan el vidrio con la nariz.

Gregorovius pensó que en alguna parte Chestov había hablado de peceras con un tabique móvil que en un momento dado podía sacarse sin que el pez habituado al compartimiento se decidiera jamás a pasar al otro lado. Llegar hasta un punto del agua, girar, volverse, sin saber que ya no hay obstáculo, que bastaría seguir avanzando...

–– Pero el amor también podría ser eso –dijo Gregorovius -. Qué maravilla estar admirando a los peces en su pecera y de golpe verlos pasar al aire libre, irse como palomas. Una esperanza idiota, claro. Todos retrocedemos por miedo de frotarnos la nariz con algo desagradable. De la nariz como límite del mundo, tema de disertación.

[Rayuela. Capítulo 25. Julio Cortázar]

 

 

El Gallén

 

 

Conformismo hoy se escribe con letras pequeñas. Pocas personas se conforman con lo que tienen, y yo soy el primero: tenía suficiente con una buena novia y un trabajo que me cubría los gastos mensuales, pero aun así quería más.

 

Viendo que vendiendo drogas se podía ganar dinero fácil y en cantidad, terminé metido entre rejas, por querer vivir como en las películas de gánster. Perdí lo más valioso que tenía y ni siquiera era consciente de lo que era, hasta que lo descubrí aquí dentro de qué se trataba de la libertad. Ahora me esperan más barreras de las que tenía antes, creadas por el gobierno con sus leyes.

 

Vivir con menos de lo que tenía, aceptar las pérdidas causadas por mí vivir con el miedo de que los tuyos te abandonan.

 

Pero aun así, con el paso del tiempo aprendo a afrontar mis miedos y sacar lo bueno dentro de lo malo, aprovechando el tiempo para reflexionar y preguntarme lo que quiero realmente en esta vida: terminar mis estudios, madurar, saber afrontar situaciones comprometidas. Y dejar de vivir en el pasado preguntándome, ¿por qué? Concentrarme en un futuro más cercano, ver a mi familia y demostrar que no soy un criminal sino una persona que cometió un error y aprendió de ello.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress