Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 16 de mayo de 2018
Junto a una profesora del centro y un maestro con especialidad P.T.

Un paseo por las salas más especiales del CEE Número 1

Noticia clasificada en: José Ramón Sánchez

José Ramón Sánchez

 

 

 

 

El edificio del colegio de Educación Especial Número 1, ubicado en la calle Joaquín Velasco Martín, está adaptado a las necesidades de su alumnado, pero en breve tendrán que despedirse de él. Los niños y niñas de este centro acudirán pronto —aunque no se sabe fecha concreta— a un edificio nuevo en el barrio de Covaresa. 

 

Por eso, y con motivo de la visita de Arkaitz García, maestro con especialidad en Pedagogía Terapéutica e Integrador Social, nuevo en la ciudad y con ganas de conocer el centro, dimos un pequeño paseo por sus instalaciones. Nos acompañó Eva María González, profesora del colegio, que aprovechó su hora libre para enseñárnoslo. 

 

[Img #9776]

 

Al entrar en el colegio nos encontramos con una pequeña rampa de entrada que nos conduce a las puertas automáticas, para facilitar el acceso adaptado a las sillas de ruedas y a los alumnos de movilidad reducida. Una vez en el interior, enseguida observamos que el personal es diferente respecto al de otros colegios: además del personal docente, hay enfermeras, fisioterapeutas y ATEs, que son las personas que ayudan a los niños en sus actividades de la vida diaria.

 

Sus instalaciones son diferentes a las de cualquier otro centro. Tienen una sala de fisioterapia, donde se preparan las ayudas técnicas para que los chavales estén confortables, además de atenderles con masajes y ejercicios que puedan necesitar. Otro de los lugares diferentes es la sala multisensorial, donde a los muchachos se les estimula con juegos de luces, colchón de agua, balones bobath para la psicomotricidad, etc. Además, realizan ejercicios de estimulación en las clases. Y, después, está el gimnasio, que también utilizan los niños del colegio Maria de Molina, con los que comparten edificio.

 

[Img #9775]

 

Arkaitz ya había trabajado en centros de educación especial dando la parte básica de formación profesional y a la Transición a la Vida Adulta (TVA), por lo que ya conocía más colegios de estas características: ”existe una educación individualizada para cada niño, pienso que así tendría que ser en los colesgios ordinarios”, comenta. También notó que el edificio era antiguo, pero “como van a cambiar a uno nuevo, eso se va a solventar y va a estar muy bien”.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress