Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 26 de mayo de 2018
Complicidad - Especial Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid

Los hilos in-visibles

Raquel López

 

 

 

 

Mayo del 2018. Después de una larga noche de tormentas, amanece lloviendo de forma intensa. A las 12:30 horas he quedado con alguien a quien no conozco para colaborar juntas en un artículo sobre el teatro de calle que se celebra estos días en la ciudad. Me preparo para salir bajo la lluvia y por el camino nos anuncian que el espectáculo se ha cancelado. La ilusión se desvanece por las alcantarillas, pero curiosamente el cielo empieza a despejarse. Después de una hora recibo un nuevo aviso. The Freak Cabaret Circus sí que representará IN-ÚTIL, aunque con algo de retraso. Genial, una sonrisa vuelve a iluminar mi rostro.

 

A la hora indicada y después de enviarnos un mensaje de audio por WhatsApp, ambas llegamos al lugar de encuentro. Compartimos un par de besos, un saludo y unas pinceladas sobre lo que hacemos. Después observo con mirada curiosa a los demás espectadores, como haciendo un chequeo, y como cada año, encuentro rostros del pasado, caras conocidas, amigos, personas que me suenan como la mujer que me atendió amablemente días antes en una oficina de la Policía. Con algunos comparto alguna que otra mirada, con los más amigos nos fundimos en un fuerte abrazo después de muchos años, con los conocidos me saludo y quedamos para otro día, con todos comparto la emoción de estar allí como si fuéramos de nuevo unos niños inquietos, ansiosos por que empiece la sesión, todos compartimos la emoción de vivir juntos un momento mágico efímero que no va a volver a repetirse, la emoción de frenar los ritmos de la rutina y volver a habitar las calles para divertirnos sin relojes ni normas. Es entonces cuando pienso en los hilos invisibles que nos unen, esos hilos que nos conectan incluso con desconocidos. Hilos que no se ven, pero se sienten, hilos que tejen redes insospechadas. Y eso sucede cada año en cada espectáculo, en este no iba a ser menos.

 

[Img #9849]

 

A pesar de la amenaza constante de lluvia, allí esperamos a que salgan los actores. En una plaza por la que paso a menudo como tantos otros sin detenerme apenas, compartiendo un espacio urbano al que se le dota de una extraña familiaridad entre todos, allí reunidos, en torno a los aparatos y objetos que la compañía de circo contemporáneo ha colocado sobre el suelo.  

 

Suena el eco de una gota perdida en alguna cañería… Empieza la función, reina el silencio, interrumpido tan solo por algún que otro cuchicheo compartido entre dos mujeres sorprendidas por los gestos de los tres protagonistas de la pista. Harapientos, sedientos buscan objetos entre la basura hasta dar con los que creen útiles para construir diferentes instrumentos y crear música con ellos. Una acción aparentemente inútil en esta sociedad de consumo y competitividad que les ayudará a sobrevivir, a sobrellevar la locura y la soledad.

 

[Img #9848]

 

Y mientras avanza su ejercicio, un recuerdo de nuestra infancia nos recorre la médula a la mayoría de los presentes y de súbito un niño cogido en brazos nos regala su aplauso espontaneo que llega como una caricia para el público y los artistas. Su madre sonríe. Todos nos sentimos un poco más libres. Mientras, el cielo vuelve a cubrirse y la lluvia va haciendo presencia lentamente. Es entonces cuando, en vez de irnos, empezamos a abrir y compartir paraguas convirtiéndonos en cómplices de la compañía que intenta salvar el momento. Y así es como, sin darnos cuenta, participamos del mensaje que ellos proponían, cuando ya no hay nada, tenernos los unos a los otros lo es todo.

 

Finalmente la lluvia se sale con la suya y se interrumpe la función, arrancándonos un cálido aplauso con la intención de secar la humedad del mal sabor de boca que queda en los actores. El público va dispersándose en distintas direcciones, unos lo hacen solos, otros acompañados, pero seguramente que muchos sintiendo esos hilos invisibles que nos unen más de lo que imaginamos.

 

[Img #9843]

 

[Img #9851]

 

[Img #9846]

 

 

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress