Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Marina Escudero
Miércoles, 30 de mayo de 2018
disfraz- ESPECIAL FESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO Y ARTES DE CALLE DE VALLADOLID

Careta

Marina Escudero

 

 

 

Con lágrimas en los ojos tocó el timbre de la puerta. A las diez menos cinco. Adelantada como siempre, de lunes a viernes. Procuró que las gafas de sol tapasen las ojeras, testigos de una noche en vela y que Ana no note la tristeza en su hilo de voz. ‘Pondré una sonrisa falsa, para que se vaya a trabajar tranquila, que yo cuidaré a Manuel’.

 

-Buenos días Lucía, me marcho corriendo, que tengo una reunión, pero intentaré volver antes de las cuatro menos diez, para que llegues pronto a clase. He dejado un sándwich de pollo para que coma Manuel y tú puedes coger lo que quieras de la nevera.

-Gracias. Hasta luego

 

‘Menos mal que este renacuajo aun no habla y no podrá contarle a su madre que me he pasado toda la mañana llorando. A ver si consigo que coma rápido y al menos podemos salir a dar un paseo’….

"Aquí va el avioncito, a ver si comes todo el pollito”… ‘Aaaai, espero que Manuelito crezca y sea buena persona y no como el cabronazo de José. Espero no volver a verle nunca’.

 

La calle Santiago era la senda que recorrían las cuatro ruedas y los dos pies cada día de diario, siempre que el bebé terminaba la comida a tiempo. Pero ese viernes, un grupo de actores que estaban poniéndose sus disfraces fueron los acompañantes del recorrido. También lo fueron las trabajadoras del banco que cambiaron su café de las 12 por malabares fosforitos y los jóvenes con cintas rojas en el cuello que organizaban a la gente y las niñas sentadas en el suelo con cara de enamorada. Las actuaciones del teatro de calle envolvieron la mañana y un poco de la tarde, una detrás de otra. Una detrás de otra. Y corriendo a casa.

[Img #10025]

 

-Ya he llegado. ¿Cómo está mi pequeñín? Ya puedes irte Ana y, por cierto, qué gusto da verte sonreír así y no como el disfraz que te habías puesto esta mañana.

[Img #10024]

 

[Img #10027]

 

[Img #10028]

 

[Img #10029]

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress