Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 12 de junio de 2018
A week in London: un viaje padre e hijo

Londres, una espídica ciudad

Alberto García
 
 
 
 
Mi padre y yo habíamos llegado agotados de la excursión por el Támesis del día anterior, además de todo lo que ya habíamos recorrido los días anteriores, así que decidimos tomarnos aquel día libre para nosotros…¡Ahhh, bendita decisión!
 

Desayunamos en nuestro hotel, un bonito lugar con aire retro, que recordaba a aquellos clubes privados del siglo XIX donde William F. Fog hacía sus ya archiconocidas apuestas sobre cómo dar la vuelta al mundo en 80 días. Antes de salir, pregunté al señor de la recepción, del que ya me había hecho amigo, cómo podíamos llegar hasta la 'City', el centro neurálgico de Londres, donde se concentran todas las actividades financieras de la capital y también buena parte de los monumentos más visitados por los turistas como nosotros.

 

Tras la recomendación, decidimos tomar el metro hasta Westminster, en pleno centro de Londres y, tras no pocos apuros para acceder a esa especie de tubo que recorre la ciudad subterráneamente, por fin, en un brevísimo pasaje de doce minutos llegamos allí (el mismo recorrido en autobús nos habría supuesto alrededor de una hora y cuarto). Y nada más salir de la boca del metro, compré una postalilla de Wiston Churchill en una especie de tiendecilla callejera tipo kiosko.

 

Como teníamos todo el día por delante, nos dispusimos a pasear por las arterias interiores de la 'City' londinense, más en concreto por la zona de Picadilly Circus, una atractiva calle donde la vida pasa para sus ciudadanos de manera fugaz: nadie se detiene a hablar con nadie. Tan sólo paran para comer, en alguna plaza o parque, cualquiera de esas bandejas de comida preparada que se venden en multitud de lugares, o como mucho a echar una cabezadilla en alguna cafetería. Londres, amigos, vive muy deprisa, y eso se nota, sobre todo, cuando marchas por la ciudad a ritmo de turista.

 

Finalmente, a eso de la una de la tarde, mi padre y yo, pudimos disfrutar de un delicioso y típico fish and chips, en uno de los muchos establecimientos que en este lugar se ubican.

 

[Img #10112]

 

[Img #10113]

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress