Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 15 de junio de 2018
Aweek in London: un viaje padre e hijo

Una ciudad que mima sus jardines

 Alberto García

 
 
 
 
 
Recién llegados a Londres, mi papá y yo, pudimos apreciar de primeras la grandeza de sus jardines bien mimados y llenos de vida. Cientos de personas los albergan y los disfrutan con sentido, y el debido respeto de una ciudadanía más educada que sociable,con un espíritu de respeto hacia lo que tienen.
 
 

Hyde Park es el mayor de estos pequeños pero verdaderos bosquecillos en los que habitan ardillas, patos, gansos, garzas, cisnes, ocas y toda variable de aves que gustan de estos entornos.

 

 

Lo cierto es que para ser una mastodóntica ciudad en superficie y en población, Londres cuenta con inmensidad de espacios ajardinados. Aún más, muchas de las cornisas y azoteas de sus victorianas casas están románticamente adornadas con preciosas y cuidadísimas jardineras. Incluso las paredes de algunos establecimientos están literalmente forrados de rosas u otras flores. Hasta ahí llega el gusto por lo natural de estas gentes.

 

Mi buen padre y yo dimos un tranquilísimo y agradable paseo por los jardines de Buckinham Palace el penúltimo día de nuestra estancia en Londres. Y nos llamó poderosamente la atención el mimo y el cuidado que los jardineros ponene como empeño para cuidar estos jardines ingleses de extremada belleza. Consiguen que toda mirada hacia ellos nos produzca un efecto de gran asombro, admiración y respeto.

 

[Img #10144]

 

[Img #10142] 

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress