Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 28 de junio de 2018
Citas Argentinas

La revelación

Noticia clasificada en: Citas Argentinas Graciela Mantiñan

Graciela Mantiñan

 

 

 

 

Carlos Mastronardi, un creador argentino del siglo XX, llega para decirnos cómo pensó la revelación cuando, ya maduro y consagrado, le pidieron que escribiera una letra de tango. No era porteño y siempre guardó un amor apasionado por su tierra natal. “Un fresco abrazo de agua la nombra para siempre”. Así describió a Entre Ríos, su patria chica, que está circundada por los ríos Paraná y Uruguay.

 

Simbolista tardío, según las historias de la literatura, y profundo admirador de Paul Valery, integró el Grupo Florida que promovió una notable renovación de las letras argentinas y libró batallas anticonvencionales por la libertad intelectual.

 

“Minga de fratelanza entre la Javie Patria y la Villa Ortúzar” ¿Traducción?: nada de hermandad entre la vieja patria —obviamente España— y Villa Ortúzar, un barrio que aquí emblematiza a la Reina del Plata. Así comenzaba  la irónica y lunfardesca respuesta de Mastronardi y Jorge Luis Borges a quienes pretendían ubicar el meridiano intelectual de Hispanoamérica en Madrid (1). Corría el año 1927 y ambos eran los jóvenes rebeldes que hacían el periódico Martín Fierro, ambos amaban entrañablemente a la literatura española.

 

 

¿Cómo definió Mastronardi al tango? En 1966 dijo que era “íntimo dueño de la ciudad… el espejo donde la innumerable Buenos Aires fija su imagen única y tiene un solo rostro sensible”. El poeta pensaba que el tango atrapaba, que hacía visible a la multiforme Buenos Aires. Su tango, que sepamos el único que creó, se llama justamente "Sabor de Buenos Aires" y es el itinerario de una búsqueda. Él explora barrios neblinosos, cafés, esquinas y calles que irremediablemente han cambiado. Sabe que ese sabor viene del pasado y se detiene en un umbral: “sentado, igual que antes, oyendo un viejo tango, vi a un hombre silencioso, callado parecía misterioso, cantando era el patrón de Buenos Aires.”

 

¿Acaso no hay una idea de democracia en la poesía de Mastronardi? Salvando todas nuestras diferencias, nos adueñamos de la ciudad cuando el alma porteña se revela en la letra de un tango. ¿Por qué no preguntarse hoy qué es la revelación en nuestra vida? ¿No será, como dice el poeta, eso que le otorga a nuestras confusas inquietudes una imagen única y un rostro sensible?

 

Pensá en tus propias revelaciones, mientras escuchás un viejo y emblemático tango, El entrerriano de Rosendo Mendizábal que —como tributo a Carlos Mastronardi— hoy cierra estas Citas argentinas.

 

 

 

(1) Paradojicamente la polémica la comenzó el español Guillermo de la Torre, que un año más tarde se casó con Nora, la hermana de Borges y se quedó en  la Argentina para siempre.
palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress