Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 28 de mayo de 2015

Vicente Aranda. Un director para el recuerdo

Noticia clasificada en: Nacho Esteban

En la madrugada del pasado martes, 26 de Mayo del 2015, el director de cine barcelonés, Vicente Aranda, fallecía en su domicilio de Madrid a los 88 años de edad. Tras de sí deja un extenso recorrido profesional, con veinticinco películas y dos trabajos para televisión, en los que colaboró con caras tan sonadas como Imanol Arias, Victoria Abril y Maribel Verdú. Un homenaje para uno de los directores más representativos del cine español contemporáneo

Nacho Esteban

 

En la madrugada del pasado martes, 26 de Mayo del 2015, el director de cine barcelonés, Vicente Aranda, fallecía en su domicilio de Madrid a los  88 años de edad. Tras de sí deja un extenso recorrido profesional, con veinticinco películas y dos trabajos para televisión, en los que colaboró con caras tan sonadas como Imanol Arias, Victoria Abril y Maribel Verdú.   

 

Más de cincuenta años dedicados en cuerpo y alma a la gran pantalla, su debilidad, desde su debut en 1964 con la película “Brillante porvenir”, acompañado en la dirección por Román Gubern, hasta su despedida del séptimo arte hace ya seis años con el film “Luna caliente”. Toda una vida detrás de las cámaras, desarrollando diferentes géneros y transitando entre fracasos y éxitos. Aunque, yo, personalmente, me quedo con estos últimos, agradecido a su sublime y excelente carrera.

 

Patinazos hubo, pero pocos a mi gusto. El más sonado y con el que coincido no es otro que “La pasión turca” (1994), un intento desafortunado a la hora de adaptar la obra de Antonio Gala, con Ana Belén a la cabeza. Hay quien diga que haya más tropiezos, pero desde luego nada relevantes para mí.  

 

Si hay algo que no cambió nunca en su filmografía fue su gusto por la literatura y el afán por llevar a la gran pantalla las grandes novelas de Juan Marsé, Manuel Vázquez Montalbán, de quien adaptó la obra “Asesinato en el Comité Central”, y el citado Antonio Gala. Aunque a la hora de elegir sus actores, tampoco dudada. Estrellas del cine español, que aún hacían sus primeros pinitos ante la pantalla, fueron formando poco a poco su elenco fetiche. Así, Imanol Arias, Ana Belén, Jorge Sanz y Maribel Verdú acabaron por convertirse en su gran apuesta interpretativa.

 

Aranda adaptó, con resultados dispares, cuatro obras de Juan Marsé, entre las que para mí sobresalen “La muchacha de las bragas de oro”, de 1979, y “Si te dicen que caí”, diez años después. Para el recuerdo queda la dirección de uno de sus personajes más populares aunque no ficticio: El Lute. La vida de este prófugo español de los sesenta fue llevada al cine por Aranda en dos ocasiones: en 1987 con “Camina o revienta” y un año más tarde con su segunda entrega, “El Lute II: mañana seré libre”. Ambas protagonizadas por Imanol Arias.

[Img #4415]

 

Quisiera destacar además, el film “Intruso” de 1993. Una película durísima, pero excelente gracias a unas sobrecogedoras interpretaciones. Y por supuesto, su mejor obra: “Amantes”, de 1991. Sanz, Abril y Verdú protagonizan una película fascinante, cuya respuesta en la Gala de los Goya fue acorde a la puesta en escena: dos premios, Mejor Película y Mejor Director. Galardones que se sumaron en su estantería al Premio Nacional de Cinematografía que obtuvo en 1988. El cénit de Vicente Aranda llegó con esta dramática e intrigante historia basada en hechos reales que, en mi opinión, entra dentro de las cinco mejores películas nacionales de las últimas décadas.

 

Su  etapa más reciente llegó con obras menos fructíferas, como “Libertarias”, en 1996, dirigiendo un reparto muy femenino con Ana Belén, Victoria Abril y Ariadna Gil como nueva cara y de la que tuvo buena respuesta por parte de la crítica, aunque tan sólo interesante para mí gusto. Mejor sabor de boca obtuve con la película de época “Juana la loca”, de 2001, con una gran interpretación de Pilar López Ayala y una mejor ambientación.

 

Aranda siempre se rodeó del mismo equipo técnico: Teresa Font, en el montaje; José Nieto, en la música; José Luis Alcaine, en la fotografía; Pedro Costa y Enrique Cerezo, en la producción, etc. Y también se atrevió con la pequeña pantalla. Sus dos trabajos televisivos fueron “El crimen del capitán Sánchez” (un episodio para la serie de TVE “La huella del crimen” de 1985), y “Los jinetes del alba”, una miniserie, también para TVE, de 1990 compuesta por cinco episodios con la que obtuvo una gran respuesta de audiencia.

 

Para muchos, genio, para los menos, odiado. Pero, sin duda, uno de los mejores directores de nuestro cine contemporáneo.

 

Para el recuerdo, siempre nos quedarán sus películas. Descanse en paz.

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress