Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 1 de junio de 2015
Homenaje a María Gutiérrez, alumna del IES Delicias

"Las palabras son como las cerezas, que coges una y se enganchan todas"

El IES Delicias ha rendido este curso un especial homenaje a María Gutiérrez, una alumna que pelea desde su silla de ruedas con tesón y una sonrisa por reconquistar una vida "normalizada". Lo hace acompañada de su familia, los médicos y toda la comunidad educativa. Palabras menores impulsó una iniciativa sumándose a las que en el Instituto se pusieron en marcha con motivo del Día del Libro. Estas son las palabras de agradecimiento de María a todos los profesores y alumnos

María Gutiérrez

 

 

Empezaré por la palabra "gratitud" porque es lo que siento hacia mi Instituto. Esta palabra es sinónimo de ayuda, la que he recibido de mis compañeros, profesores e incluso de las personas que están en la entrada.

 

La expresión "dar las gracias", es una actitud agradecida y verdadera y "pedir perdón", es cuando reconocemos nuestros errores, nuestros fallos. Estas dos expresiones son fundamentales para ser feliz y hacer felices a los demás, porque cambian nuestra manera de ver la realidad y la de quienes están a nuestro alrededor.

 

El término "alegría" puede tener o carecer de sentido en función a cómo somos y cómo avanzamos en el camino; y no es sino la alegría profunda la consecuencia más directa del amor, lo más grande que podemos experimentar, vivir, ¡sentir!

 

Pero también quisiera recalcar el "respeto", que hace posible nuestra dignidad y libertad, al mismo nivel que las de quienes nos rodean. Respeto significa valorar a los demás, descubrir la esencia de la amistad, de la vida en común, la vida familiar y laboral. Es lo que hace posible un ambiente de seguridad y cordialidad y permite aceptar y valorar positivamente a las personas, con sus limitaciones, fortalezas y posibilidades. Es, a su vez, comprender los defectos de las personas y aceptarlos, rechazar la violencia y abandonar el egocentrismo que nos hace creer superiores al resto, estando infinitamente lejos de serlo. La grandeza de las personas se puede medir por su calidad en el respeto que se manifiesta en la vida diaria y nos despierta lo mejor que esta escondido en nuestro interior.

 

Estas palabras son las que nos permiten salir adelante para realizar nuestros objetivos, propósitos y metas en la vida. Con ellas, todos sacaríamos lo mejor de nosotros mismos y provocaríamos lo mejor en los demás.

 

Cada uno podemos hacerlo realidad. Una persona respetuosa tiene amigos en todas partes solo necesitamos mirar hacia lo alto fijando la vista en el cielo, donde nuestra vista ya ni alcanza, y alimentarnos de las grandezas de las cosas: En la vida diaria, en la sencillez de los mil detalles de las personas... Se demuestra en nuestras actuaciones. No podemos vivir pensando que hemos perdido la esperanza,  el ánimo, la fuerza para vivir.

 

Y es cierto: a lo largo de la vida nos encontraremos con personas desanimadas, decaídas y sin ánimo de seguir, pero hay que buscar una alternativa, otro enfoque hacia la vida. Tenemos que ponernos enfrente de nosotros mismos y decirnos lo que diríamos a una persona que estuviera en nuestra misma situación.

 

Hay poco, quizá, que una joven como yo pueda aportar para cambiar el mundo pero, probablemente, sí pueda ayudarte a modificar el tuyo propio. Hay una frase fundamental para mi, un lema, una forma de vida: “En mi vida hay lo que yo pongo en ella”.

 

___

Ver también:

 

Palabras para María, cerezas para Lola

"Mamá, no hay que ver esto como algo malo, sino como algo diferente”

Palabras menores para gestos solidarios

palabras menores • Términos de usoMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress